okupas-navarra

Qué bonito es okupar y que el ayuntamiento pague agua y electricidad. Esta práctica se va extendiendo sobre todos en las grandes ciudades. Algunas veces por necesidad, muchas por estilo de vida político y contracultural.  El think tank Civismo  ha calculado cuánto dejan de ingresar los propietarios de las viviendas okupadas de Madrid y Barcelona al no poderlas alquilar y al irse degradando.

Los okupas cuestan a los propietarios ni más ni menos que  21,4 millones de euros cada año. La causa es la depreciación de sus inmuebles y las rentas que dejan de generar al encontrarse con inquilinos que viven de forma ilegal.