00009.jpg

La casta separatista de ERC, además de enfrentar a los pueblos de España, ignorar la Tradición y la Historia y saltarse la ley en un golpe de Estado subvencionado por el FLA, ha generado una legión de frikis, colgados e iluminados que parece no tener fin. Desde Companys, Àngel Colom, Carod Rovira o Pilar Rahola, personajes siniestros y estrambóticos han formado parte del partido masónico separatista, que como un agujero negro en expansión, atrae desde tiempos de Macià a lo más tronado de la sociedad catalana.

Santiago Vidal, el ex-juez estrella de la tribu secesionista ejemplifica a la perfección los múltiples desequilibrios emocionales que padecen los militantes de ERC. Tras el escándalo por sus declaraciones en las que aseguraba que la Generalita había logrado de forma “ilegal” datos fiscales de los contribuyentes catalanes, que todos los catalanes estaban controlados y asegurar que disponía de listas con jueces afectos al golpe de Estado, Vidal tuvo que dimitir y entregar su acta de Senador entre la estupefacción de propios y extraños.

Cinco meses más tarde, Vidal es historia, otro juguete roto de un viaje a iItaca sin retorno. De todos los incondicionales que aplaudían sus charlotadas en la intimidad y prometieron seguirle hasta la muerte, o más allá, ya no queda nadie.

La gloria alcanzada sin dignidad, tiene estas cosas. Ahora solo queda esperar que la factoría ERC saque a otro personaje cósmico. Como la Marvel.

00001