mas-gordo-54323

Germà Gordó, está cercado. Hasta de su partido (la Vieja Convergencia reciclada en “mMás de los mismo”) le están suplicando que abandone su acta de diputado.  Como se dice en mi pueblo, le ha “pillado con el carrito del helado”.

Desde hace tiempo que todos los sabían –¡incluso nosotros!– que Gordó estaba metido hasta el cuello en casos del 3%. Lo que pasa es que ahora, por un lado, se ha acabado la impunidad; y por otro, el “Junts pel sí”, se ha convertido en “Separats per si de cas”.

ERC no se la juega y ha sido el mismísimo hombre de las nieves, Joan Tardà, el encargado de pedir la dimisión fulminante de Gordó. Ya todo el mundo, incluso Junqueras con su ojo bueno, está mirando a las próximas elecciones más que cantadas. Y en el mundo independentista saben que el siguiente será Mas. Por lo tanto, cuanto más lejos mejor.