herencia.jpg

Durante el reinado de Felipe III, entre 1598 y 1621, tuvieron lugar no menos de 281 batallas entre las tropas hispánicas y las potencias extranjeras como Francia, Inglaterra y Holanda en los 5 continentes, mares y océanos. Tras la muerte de Felipe II, España seguía siendo la primera potencia mundial y el poder hegemónico en Europa. Su imperio (donde no se ponía el sol) era inmenso.

Durante este reinado la Monarquía Hispánica supo defender su posición de dominio en continuas guerras donde el valor de nuestros Tercios quedó de manifiesto de nuevo. Esta es la historia que nos cuenta con detalle Eduardo Ruiz de Burgos en una magnífica obra en 2 volúmenes. Este es el primero.