pujol

El ex-presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, ha explicado a través de su blog que Cataluña está “amenazada” por una “propuesta lenta de disolución” y ha pedido que se movilicen todos “los activos morales y económicos, culturales y técnicos, sociales y políticos para superar esta situación”. Pujol cree que si no podemos superar esta amenaza “volveríamos a mucho tiempo atrás. Correríamos un riesgo grave de residualización de Cataluña“.

“La confrontación que hay ahora es muy fuerte y como claramente se nos da a entender significaría un gran retroceso para nuestro país y para nuestra sociedad”, explica el ex-presidente. En el fondo, lo único que está retrocediendo y disolviéndose es su moralmente dudoso patrimonio familiar.

Con todo el morro, el ex-Molt Honorable explica que, Cataluña ha sabido salvar “nuestra lengua, nuestra cultura y nuestra identidad”, después de “décadas de política hostil”. Sí, esas épocas “hostiles” que desde Madrid le regalaban todo lo que pedía y más. ¡Qué épocas tan tristes donde hasta el Abc le nombraba español del año! LO penoso del asunto es que en vez de estar calladito, Jordi Pujol quiera seguir ejerciendo de Patriarca de Cataluña.