Mas-i-Puigdemont.jpg

El Pdecat no prescindirá de más empleados “hasta después del referéndum, de las elecciones o de lo que se convoque este otoño”. Hasta entonces sólo dejarán el partido los que voluntariamente quieran irse.

Eso aseguran fuentes internas de la nueva formación de Artur Mas, que no atribuyen esta decisión a las buenas perspectivas económicas, sino todo lo contrario: la gerencia del partido no echa a más empleados porque no puede pagar las correspondientes indemnizaciones. Todavía adeuda parte de las liquidaciones de los que se fueron el año pasado.

Desde el pasado verano, cuando se mudaron a la nueva sede de la calle Provenza de Barcelona, la gerencia del Pdecat ha recortado unos treinta empleos (un tercio de la plantilla), todavía le sobra otros y tan sólo planea quedarse con los treinta restantes