baixa

Carles Puigdemont se ha creído que todo el monte es orégano y que las trolas contadas en la ‘casa’ de Manuela Carmena puede proseguirlas en la red de microblogging Twitter.

El presidente catalán se quejaba del supuesto veto que había sufrido la aerolínea Norwegian por parte del Gobierno de España para que no hubiese vuelos de esta compañía entre Barcelona y Tokio y para ello se hacía eco de una información del diario independentista Ara.

Y claro, la respuesta de la aerolínea no se ha hecho esperar porque aseguran que a ellos no les ha presionado absolutamente nadie. Un ‘zas en toda la boca’ al periódico y al pizpireta del mandatario catalán:

Norwegian @Norwegian_ES: Sr president: l’article de l’Ara és una manipulació de manual; Norwegian no ha patit mai cap veto de l’Estat.

Las mentiras tienen las patas muy cortas.