almo1.jpg

  • Tapa blanda: 190 páginas
  • Editor: Createspace Independent Publishing Platform
  • Año: 2015

El mundo entero sabe de las las navegaciones y descubrimientos que los españoles realizaron al oeste de la península ibérica, pero de sus luchas y conquistas en el Mediterráneo poco se conoce más allá de la batalla de Lepanto. Lo cierto es que Sicilia quedó vinculada a la corona de Aragón desde fines del siglo XIII; Cerdeña, siguió el mismo camino en 1324 y Nápoles desde 1442 hasta la guerra de sucesión, que se cierra con el Tratado de Utrech, 1713, en que se pierden los tres territorios.

Pero la penetración hispana en el Mediterráneo no se limitó a las tierras itálicas, sino que, atendiendo a una llamada del emperador bizantino, Andrónico II, a comienzos del siglo XIV, la Gran Compañía Catalana, conocida genéricamente como ‘los almogávares’, acudió en su auxilio ante el ataque de los otomanos, a los que aplastaron en sucesivas batallas. Sin embargo,temerosos de su poderío, los bizantinos los traicionaron, mandando asesinar a su jefe, Roger de Flor, y a gran parte de su plana mayor.

Lejos de amedrentarse, los almogávares tomaron cumplida represalia en lo que ha pasado a la historia como la “Venganza Catalana”. Allí, en Grecia, se establecieron durante largas décadas después de haber tomado Atenas, constituyendo un Ducado en esta ciudad y otro en Neopatria, bajo la soberanía del Rey de Aragón. Francisco de Moncada (Valencia, 1586 – Goch, Alemania, 1635), Marqués de Aytona, Gobernador de Flandes y Capitán General de los Tercios nos cuenta la increíble expedición de ‘los almogávares’.