image_content_6506261_20170513232842

Ya sabía yo que este muchacho tenía algo y no sabía que era. Ahora resulta que apoya el referéndum. Por otro lado, monumental gallo le salió al muchacho en el momento más crítico de la “canción”, que trajo como consecuencia una monumental galleta que se dio la delegación española. Y es que de esos polvos vienen estos lodos. ¿Ese gallo formaba parte del “prusés”? Mal empiezan.

Atrás quedan esos tiempos eurovisivos, en donde los gallos los protagonizaban las infumables orquestas que acompañaban a los virtuosos cantantes que nos representaban. Baste recordar a cantantes de la talla de Julio Iglesias, Rafael, Mocedades, incluso la ínclita republicana Massiel, la cual fue recibida por Franco tras su victoria en las mismísimas narices de la pérfida albión, fueron dignísimos representantes…y porque Nino Bravo fue rechazado dos veces, si no otro gallo nos hubiera cantado con el genial cantante levantino…