consellers_fondo

La noticia aparecida hoy en el diario “El País”, que parece ser que ha tenido acceso al “secreto” proyecto de Ley de Transitoriedad, revela y hace público lo que muchos ya sospechábamos: el Gobierno secesionista de Puigdemont prepara un auténtico golpe de Estado si no logra que el Gobierno español acepte su propuesta de Referéndum.

Puede ser que todo sea un órdago, puede ser que la noticia se hay filtrado de manera intencionada para asustar a Mariano Rajoy, pero en cualquier caso denota que la situación en Cataluña se está haciendo insoportable. Los catalanes hispánicos debemos pasar a la acción.

Está claro que no podemos esperar gran cosa del Gobierno del Estado español, ni de sus delegaciones sucursalistas en Cataluña. Está claro que son incapaces de desarrollar un auténtico discurso patriótico que oponer a las aberraciones del separatismo. Está claro que mientras los medios de comunicación controlados por el separatismo (TV3, Catradio, etc.) no cejan ni un solo día en su propaganda, los medios teóricamente controlados por el Estado (TV1) están mudos. Está claro que mientras las organizaciones civiles del separatismo (ANC, Òmnium) reciben dinero a espuertas y visibilidad constante, las organizaciones patrióticas debemos autofinanciarnos y nuestra presencia en los medios es ridícula y, muchas veces, tergiversada.

Pero aunque estemos solos debemos plantar cara al órdago separatista. Debemos seguir estando en la calle, debemos hacer ver a Puigdemont y a sus cómplices que su enemigo no está en Madrid, sino aquí, en Cataluña. Debemos aprovechar ocasiones, como el 12 de Octubre, para mostrar al mundo la repulsa de muchos catalanes, debemos prepararnos para la desobediencia civil, debemos rechazar sus “leyes”, debemos negarnos a pagar impuestos a la Hacienda catalana, debemos denunciar, una y mil veces, la corrupción que les corroe (Pujol, Palau, ITV, 3% etc.).

Decía Heidegger que allí donde crece el peligro, crece también la salvación. El separatismo se hace fuerte porque España se ha hecho débil, porque es una sociedad anestesiada. El movimiento hispanista que arranca en Cataluña no debe solamente derrotar al separatismo, sino servir de chispa regeneracionista para el conjunto de España. Esta es la misión que nos hemos propuesto.

José Alsina Calvés