pisarello

El primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, se presentó a una reunión con los directivos de una empresa farmacéutica china en pantalones cortos y tres cuartos de hora tarde.

Este mal trato que ahora sale a la luz se produjo el verano pasado, cuando los ejecutivos asiáticos pretendían formalizar su implantación en Barcelona con una inversión inicial de 80 millones de euros. Ada Colau derivó la visita de los empresarios a su segundo, Pisarello, quien tras hacer esperar a los empresarios, se los quitó de encima con la excusa de que tenía mucho trabajo y que una subordinada los atendería.

Tras el desplante, el mal trato y la indiferencia recibida, los empresarios de la empresa farmacéutica Tongrentang, líder en el sector de la medicina tradicional china, se fueron con su proyecto, el dinero y los potenciales puestos de trabajo a Hospitalet de Llobregat.