image_content_5811318_20161213193220

La CUP ha exigido que la UE “no sea una línea roja” al abordar el “el proceso constituyente” en Cataluña, algo en lo que ha coincidido el conseller de Asuntos Exteriores, Raül Romeva, para quien “hay que poder hablar de todo sin apriorismos”.

Según ha indicado, el diputado de la CUP, Carles Riera: “la UE hoy no funciona, ni como actor internacional ni como garante de derechos políticos”, o dicho de otra forma, “se aproxima más al Festival de Eurovisión que a sus fines originales”.

Para este mismo diputado de la CUP, en política internacional la UE “desempeña un pésimo papel en conflictos como el de Oriente Medio, Siria y Libia” y ha aprobado “deplorables políticas en inmigración y la crisis de los refugiados”. Ha reclamado, en este punto, a JxSí que no sitúe el debate sobre si una hipotética Cataluña independiente tiene que estar dentro de la UE “como una línea roja que no puede discutirse” al iniciar “el proceso constituyente de la nueva república”.