92d.jpg

Representantes del Ayuntamiento de Barcelona pidieron al Govern que se persone como parte implicada en el juicio del caso Palau y exige que se devuelvan los 6,6 millones de euros que presuntamente sirvieron para financiar a CDC. No lo harán, ni devolverán nada.

Todo en vano. Ahora ya no existe CDC, pero existe el Partit Demòcrata Europeu (PDeCAT). Y el ‘modus operandi’ es el mismo. Parece que han cambiado los monjes, pero no los hábitos. “El pasado viernes, se habló en la reunión de posicionarse de manera honesta ante la ciudadanía, reclamando una cantidad de dinero que presuntamente se ha ido hacia fines poco claros. Lo único que se pide es que en el trámite de conclusiones, el decomiso del dinero se quede en el Palau para actividades de desarrollo de esta entidad”, señala a El Confidencial un miembro de la dirección de esas instituciones.