Sant Joan d´Organyà, gran asceta catalán


juan2.jpg

Joan de Organyà fue un eremita catalán de la orden premonstratense. Vivió a mediados del siglo XII. Llegó a ser canónigo y prior del monasterio de Santa María de Bellpuig de les Avellanes en la localidad catalana de Os de Balaguer de donde era natural. En realidad es beato, aunque popularmente es conocido como santo.

Entró en religión hacia el año 1150, en el monasterio de Vallclara (Cabassers, Priorat), primera abadía premostratense de Cataluña, fundada con el apoyo del conde Ramón Berenguer IV. La comunidad de Vallclara se disolvió, pero, poco después de la fundación, hacia el 1158.

Entonces Joan de Organyà y altas monjes de la comunidad se trasladaron hacia tierras del Urgell, en el entonces llamado Montmalet, cerca del pueblo de Vilanova de les Avellanes, a tres kilómetros del actual monasterio de les Avellanes, en una cueva natural donde se establecieron los monjes. El obispo les dio permiso para instalarse y celebraron la primera misa el 6 de enero de 1159. Hay llevaron una vida muy austera, dedicada a la oración y la espiritualidad, con abstinencia perpetua de carne y silencio continuado. Sólo usaban ropa de lino en los oficios religiosos y descansaban en camas hechas de tablones de madera y con el hábito puesto. La dureza de la regla impuesta hacía muy complicada la vida diaria de la comunidad.

Poco a poco se fue extendiendo la fama de la austeridad y santa vida de la comunidad, de manera que la gente comenzó a visitar al monje y venerar la cueva donde vivían. Cerca del convento, fundaron un hospital donde recibir y alimentar peregrinos y pobres.

juan1.jpg
Monasterio Santa María de Bellpuig

En 1166, los condes de Urgell Ermengol VII y su esposa Dulce de Foix dotaron la comunidad para que se instalara en un monasterio, dándoles el término de Vilanova y el monte Malet; el acta fundacional del nuevo monasterio de Santa María de Bellpuig fecha de entonces, con el nombramiento de Joan de Organyà como prior. El año 1172 Juan dejó el cargo de prior y se entregó a la oración y la vida eremítica. Siempre vivió en Bellpuig el Viejo, donde murió entre 1192 y 1195, y fue enterrado en la misma cueva.

ErmitaSantCap.jpg
Ermita

El lugar y la tumba de Juan de Organyà continuaron siendo venerados por la gente de los pueblos vecinos. Muy pronto comenzó a recibir tratamiento de santo, aunque no se llegó a canonizar formalmente. Hacia el siglo XIII se desenterraron los restos de Juan de Organyà y se colocaron en un sepulcro de piedra encima del altar de Bellpuig el Viejo, donde permanecieron hasta el siglo XVIII, cuando se trasladaron a la iglesia de Bellpuig el Nuevo, el monasterio de les Avellanes. En 1843, el monasterio quedó abandonado y las reliquias se llevaron a la iglesia de Vilanova de la Sal.

InteriorSantCap.jpg
Interior cova del Sant Cap

La cueva recibió el nombre de Cueva de la Santa Cabeza (Sant Cap), ya que cuando los fieles iban, levantaban la tapa de piedra del altar y sacaban la reliquia de la cabeza del santo y la presentaban a la veneración de los presentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s