campelles.jpg

Tras la denuncia de un vecino, el Ayuntamiento de Campelles (comarca del Ripollés), ha tenido que acatar la legalidad y colgar la bandera española. El alcalde Joan Dordas, por no pagar una multa de 1.000 euros ha decidido ceder a su patriotismo separatista. Una protesta de los cuatro radicales del lugar ha acabado con la dimisión del Teniente de Alcalde Ramón Cutrina. Este último más coherente.

Pero claro, esta “bajada de pantalones”, no podía quedar sin un gesto chulesco. Este ha consistido en colocar al lado una estelada y un cartel explicativo. En él se afirma que han colgado la bandera española “contra su voluntad” y “por imperativo legal”. por menos, en otras épocas se montaba un pollo. Ahora no hay sangre ni para eso.