images-1.png

Una de las vías de salida de la recesión ha sido una depreciación generalizada de los salarios, que no se han equiparado en este tiempo a una moderada subida de los precios. Así, los trabajadores de prácticamente todas las comunidades autónomas, con la excepción de Cantabria (+2,5%) y Madrid (+0,6), han perdido poder adquisitivo en el último lustro. Sin embargo, la que más sufre esta caída es Cataluña: la capacidad de compra de los catalanes (evolución de los salarios medios menos inflación) es hoy casi seis puntos menor (-5,8%) que en 2011.