Macron: la fuerza y la debilidad del sistema


emmanuel-macron 

Emmanuel Macron ha batido en todo regla a Marine Le Pen. Su victoria estaba cantada, pero los resultados han sido superiores a lo esperado. Los mercados y el mundo de la alta finanza, de los que Macron es un representante señero, están tranquilos. La cancillería alemana respira tranquila al ver que su proyecto mundialista (disfrazado de europeo) va a poder continuar su errática trayectoria. Los “progres” y pequeño-burgueses, que están convencidos de que Marine es una reencarnación, en versión femenina, de Adolfo Hitler, ya duermen tranquilos pensando que se han librado del campo de concentración.

La victoria de Macron nos muestra la fortaleza del Sistema: como se puede crear un “partido” en cuatro días, como se puede conseguir que la prensa (incluido la supuestamente izquierdista “Liberation”) le apoye de forma casi completamente unánime, como se puede convencer a la gente de que un tipo que ha sido ministro de economía en el gobierno de Hollande es un “recién llegado” a la política, como se puede hacer olvidar su reforma laboral.

Pero Macron muestra también la debilidad creciente del Sistema. Un elemento fundamental en la farsa “liberal-democrática” es la falsa dicotomía izquierda/derecha y su alternancia en el poder. Esta dicotomía podía tener sentido en otros tiempos, pero ahora ya no la tiene: la derecha está representada por un partido “conservador-liberal” (se entiende de centro-derecha) y la izquierda por un partido socialdemócrata (se entiende de centro-izquierda). Dejando aparte su retórica cuesta mucho distinguir sus políticas reales.

En teoría el partido de centro-derecha tiende a ser algo más contenido en el gasto público, en recortar servicios sociales y en hacer reformas laborales según el neoliberalismo más salvaje. El partido de centro-izquierda tiende a ser un poco más generoso en el gasto público, y a hacer reformas laborales también neoliberales pero un poco más comedidas. Para reafirmar su carácter “progresista” inciden en cuestiones de tipo “cultural”: aborto, matrimonio homosexual, fronteras abiertas a la inmigración, ideología de género, etc. Los conservadores, cuando están en la oposición, se oponen a este tipo de medidas, pero cuando recuperan el poder no las tocan.

En España este tinglado ha funcionado a la perfección durante años: “¿No le gusta el PSOE?, pues vote al PP”; “¿No le gusta el PP?, pues vote el PSOE”. La crisis ha provocado la emergencia de nuevos partidos, pero el PP y el PSOE siguen siendo los más votados. Pero en caso de que fueran desbancados, la farsa seguiría: Ciudadanos ocuparía el espacio de centro-derecha, y Podemos el de centro-izquierda.

Pero en Francia, ante el acoso de Le Pen, el tinglado se ha desmontado. El partido socialista se ha hundido, y el conservados Fillon no ha pasado a la segunda vuelta. El Sistema se ha desentendido de los viejos partidos y se ha concentrado en Macron, su engendro favorito. Pero este engendro “socioliberal” (¿) dice no ser ni de izquierdas ni de derechas, y que la cuestión está entre los partidarios de la UE y los “racistas y xenófobos”, o, dicho en otro lenguaje, entre los mundialistas y los patriotas.

El Sistema ha tenido que jugar a una sola carta. Ha demostrado su fuerza, pero también su debilidad. Ya no hay alternativa dentro del Sistema, pero si hay alternativa al Sistema.

José Alsina Calvés

7 comments

  1. Francia esta en contradiccion. La realidad es que trabajan poco, viven de rentas y estas se acaban. No son competitivos y llena de musulmanes que quieren acabar con su democracia.

  2. Los franceses han perdido una oportunidad de oro para regenerarse como nación. Lástima. Los atentados y los disturbios continuarán, y las sectas islámicas seguirán ganando terreno hasta invadir Francia del todo. Los franceses que han votado a Macron se darán cuenta muy pronto de su gran error, quizás entonces sea ya demasiado tarde.

  3. Macron dice no ser de izquierdas ni de derechas. Y sabemos que es falso: es de derechas, incluso de extrema derecha. Si decimos que la oposición derecha-izquierda ya no tiene sentido, le hacemos el juego.

    1. ¿Qué juego se hace y a quién se hace ese juego?
      Lo falso es que Macron es un engendro, como bien se dice en el análisis.
      Pero a pesar de las falsedades, se puede rastrear con cabeza para saber a qué responde cada uno, como se hace en el artículo, poniendo en evidencia con lucidez el Sistema que padecemos.
      Siempre ha habido alternativa al sistema, aunque fuera minoritaria; pero no se vencen los miedos sembrados por políticos y medios y asimilados por los votantes carentes de criterio propio.
      A pesar de la debilidad demostrada por el Sistema; éste, desgraciadamente todavía, funciona. Ojalá el pueblo (jaja) abra los ojos ya.

    1. EL P. SOCIALISTA SE LLAMA “MICRONISMO”
      “Micron” engaño al electorado francés el domingo, espero que no les engañe de nuevo en las legislativas de junio.
      Ahora su partido, movimiento o lo que sea es la marca blanca del antes llamado partido socialista. Igual deriva izquierdizante, islamizante y anti identidad francesa. Igual laxitud penal y policial. Solo le añadió un adobo tocinero de capitalismo salvaje, de mayor opresión al francés de a pie. Es el peaje que debe pagar a sus patrones de la gran banca y el gran capital.
      El “pobre” VALLS, abortado delfín de “Flamby”, ya se ha pasado, con armas y bagajes, al “nuevo” socialismo, en pos de un cargo, de un escaño. Que estos cuando se van no lo hacen como militantes. Seguro que otros muchos sociolistos “pata negra” le seguirán.
      Hasta un saltimbanqui como ESTROSI- presidente de la importante región Provenza-Alpes-Costa Azul- que derroto por la mínima a MARION MARECHAL LE PEN, cambia otra vez de chaqueta y se apunta al “nuevo” socialismo.Nada extraño, por otra parte.
      El tiempo todo lo clarifica. Esta vez lo esta haciendo a velocidad turbo. Seguro que mas de un votante, de buena fe, ahora se estará lamentando de haberle votado: “MICRON” socialista puro y duro, “digno” hijo- político- del nefasto “FLAMBY”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s