Burradas de Pompeyo Fabra: la “ç” (cedilla)


labernia

Si alguien se cargó el catalán tradicional, fue el endiosado Pompeyo (Pompeu) Fabra. Será interesante ir recogiendo algunas de las “burradas” que fue pergeñando en su propuesta de reforma lingüístico. Hoy hablaremos de la cedilla, la “ç”.

Qué bien y diferenciador suenan a algunos la palabra “Barça”. La cedilla parece un hecho diferenciador lingüístico entre el catalán y el castellano. Sin embargo, a mediados del XIX Pedro Labernia, en su Diccionario de la lengua catalana ya advertía: “Esta letra de verdadera fisonomía catalana … se desterró del uso a semejanza de la lengua castellana”.

pom
Pompeu Fabra

Ciertamente, en el siglo XIII la cedilla, “ç”, estaba generalizada en todas las lenguas romances, aunque propiamente su extensión y mantenimiento se debieron al castellano (especialmente a Nebrija y anteriormente a Alfonso X el Sabio). El sonido de la cedilla fue degenerando hasta parecerse al de la “z”. Por eso hasta el siglo XVIII aún se escribía “Çaragoça”. En 1726, la Real Academia de la Lengua la suprimió por innecesaria. Aun así, la “cedilla” es uno de los castellanismos más antiguos que poseemos. Sólo en textos del siglo XIV en catalán (en los de Eiximenis) aparece la cedilla y exportada del castellano y se perdió siglos después.

El tonto de Pompeyo Fabra, pensaba que esta letra era una peculiaridad propia del catalán que le distinguía del castellano y la “recupera” en sus Normas Ortográficas, con una extrema y absurda euforia.

3 comments

  1. Habría que recuperar el verdadero catalán: el que aparece en los diccionarios y gramáticas anteriores a este señor que no era filólogo.

    Y naturalmente, como pasó en Francia y España, el catalán que usaron los mejores escritores en catalán (también anteriores a Fabra)

    -lo que se llama “diccionario de autoridades”-

    (la razón es que un buen escritor sabe usar la lengua, y la emplea reflexionando de modo cuidadoso)

  2. Aspiran a parecerse al francés y les encantan los chirimbolos: la ç, el acento grave, el apóstrofo, el puntito de la l geminada et alii.
    A mí me recuerdan a los horterillas de otros tiempos, que le ponían al coche unas ruedas gordas, un tubo de escape gordo y que hiciera ruido, un alerón, muchas pegatinas y ya iban en un deportivo que en realidad seguía siendo un ínfimo 850.
    En fin, cada um come do que gosta, decía aquel portugués que se comía los mocos…

  3. Se quieren parecer al francés o a lo que haga falta, excepto al castellano. Encima en Francia el catalán no es oficial en la zona donde se habla. Es una gente muy traidorcilla, a España y a Cataluña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s