El retorno triunfal del General Polavieja, 1897


Madrid,_llegada_del_general_Polavieja,_1897.jpg

La España de 1897 vivía un clima de exaltación patriótica en todas las regiones y clases sociales y un espíritu de optimismo militar que contrastaría enormemente con la posterior decepción de 1989 y 1899. Pero en 1897 aún se soñaba con un futuro en el que la posesión de Cuba y Filipinas otorgaría a España un papel de potencia global durante el siglo XX.

Desde diciembre de 1896 hasta finales de marzo de 1897 el General Camilo Polavieja, como Gobernador de Filipinas, había impulsado potentes ofensivas contra los rebeldes tagalos, como las batallas de Cacarong, Silang o Imús que habían puesto bajo dominio español la mayor parte de la isla de Luzón. Pero el general opinaba que para completar la campaña era necesario el envío de 20 batallones más desde España. Finalmente fijó la cifra de 30.000 soldados como un refuerzo imprescindible para poder completar la victoria.

Pero España estaba agotada teniendo ya 220.000 hombres en Cuba y 35.000 en Filipinas. El Presidente Cánovas del Castillo se negó a enviar más refuerzos. Sintiéndose desairado el General Polavieja presentó su dimisión y decidió regresar a España, alegando problemas de salud, que eran ciertos, pero no eran el auténtico motivo de su marcha.

El recibimiento popular que tuvo Polavieja al volver a España fue el de un auténtico héroe militar nacional. El 13 de mayo de 1897 desembarcó en Barcelona y fue recibido por entre 40.000 y 80.000 personal en el puerto y en las Ramblas en un ambiente de emoción patriótica española. Tras ser homenajeado en el Círculo Ecuestre y en el Liceo,  subió en un tren hacia Zaragoza, donde también fue aclamado por la multitud.

Llegó a Madrid el 16 de mayo siendo amablemente recibido en Palacio por la reina Regente y condecorado con la Cruz Laureada de San Fernando. Frente al Palacio de Oriente fue aclamado por otra gran multitud. Diputados disidentes del partido de Canóvas le entregaron una espada de plata y fue aclamado por la entonces muy patriótica prensa española.

 Cánovas aguantó el chaparrón y disimuló su enfado, ya que la prensa le pintaba como el villano de la historia. Cánovas nombró en su lugar como Gobernador de Filipinas al General Fernando Primo de Rivera, quien manifestó que era posible completar la campaña con los soldados ya disponibles en Filipinas, sin necesidad de más refuerzos.

Pese a que la cuestión de la necesidad o no de más refuerzos fue muy polémica en el verano y el otoño de 1897, el General Fernando Primo de Rivera organizó nuevas y contundentes ofensivas que obligaron finalmente a la guerrilla filipina a rendirse por el llamado Pacto de Biac Na Bato en diciembre de 1897,si bien la posterior intervención de los Estados Unidos a partir de mediados de 1898 haría inútiles todos los esfuerzos españoles.

Pero en 1897 el discreto general Fernando Primo de Rivera resultó tan eficaz como el competente pero arrogante y “mediático” General Polavieja.

Rafael María Molina Sánchez

 

2 comentarios

  1. Una lanza a favor de Primo de Rivera: es el que más tarde logra estabilizar la guerra de Marruecos, que tanta sangre estaba costando, con medidas tales como hacer la guerra en tiempo de cosecha (para que los rifeños no participasen o lo hiciesen a desgana)

  2. El pacto de Biak Na Bato, si no recuerdo mal, no era una rendición, sino una retirada de los líderes tagalos del Katipunan (organización independentista de obediencia masónica) a Hong Kong a cambio de 800000 pesos (solo se acaba entregando el primer plazo: 400000).y una serie de condiciones: a parte de la entrega de las armas, la expulsión de las órdenes religiosas y la autonomía de Filipinas.

    El pacto no se cumple, salvo el exilio de Aguinaldo y los líderes de la revuelta; y con los 400000 pesos (de plata), los del Katipunan acaban comprando armas (creo que a Estados Unidos)

    La autonomía. que era también una petición cubana, fue el resultado de no conseguir que Filipinas fuese declarada provincia (Puerto Rico lo fue, y el independentismo allí era menor)

    La supresión de las “corporaciones religiosas” era el resultado del anticlericalismo de la masonería, muy extendido entre la burguesía peninsular española en Filipinas, como lo era en la misma península, que echaba la culpa de la “decadencia” de España a “los frailes” (y no a la industrialización, como en Inglaterra, Holanda, Alemania y Estados Unidos), y cuyo fin secreto era, como pasó en Francia, Italia, Portugal y España, que los líderes masones se apoderasen de las tierras de la Iglesia, y con ello destruyesen las posibilidades de industrializarse, como pasó en España hasta las políticas de industrialización de Franco.

    (por cierto, que seguimos igual en España repitiendo los mismos interesados y falsos mitos y con los mismos resultados nefastos: millones de parados y empleos de “camareros”)

    El pacto fue un fracaso: solo aplazó la guerra, que a su vez sirvió para que Estados Unidos se apoderase de Filipinas sin esfuerzo y acabase con el 10% de la población nativa en una guerra genocida de exterminio y la erradicación del idioma español, sustituido por el inglés.

    No creo que Polavieja hubiese tenido mejores resultados a cambio de más represión (es una guerra de guerrillas y la población habla tagalo, lo que dificulta su control por las tropas peninsulares y la Guardia Civil)

    Claro, que los responsables son los políticos de Madrid, que son los que al final deciden, como este Canovas, político sobrevalorado (y que creo que es el responsable de crear el cupo vasco)

    Desde luego, los políticos de Madrid son responsables de que la flota española fuese anticuada, porque se niegan repetidamente a modernizarla al contrario que Marruecos, por ejemplo).

    Respecto a la masonería española, el masón Blanco Ibáñez le pide a Rizal que escriba un libro-difamación (Noli me tangere) de los que solía escribir la masonería como propaganda anticatolica en Europa y se ofrece a corregirlo. Con este libro los del Katipunan sublevan a la población tagala contra España (curiosamente sin que Rizal lo supiese, que estaba desterrado en Capitán, ni formase parte de la conspiración; y que acabase negándose a dirigirla cuando se lo ofrecieron)

    El problema de Filipinas es que dependía su economía totalmente de la caña de azúcar y de la venta del azúcar a Estados Unidos. Cuando EEUU deja de comprar (por un acuerdo con España compra azúcar cubano), se hunde el precio y se arruina mucha gente, como los padres de Rizal, que pierden la finca.
    Pocos años antes, una plaga destruye los cafetales de Lipa -4 productor mundial- arruinando a la población. Esto es la base del descontento social.

    Además, no hay industrias en las islas, salvo el arsenal en Cavite (donde comenzaron los conflictos con la bajada de salarios para los nativos):

    es decir, no hay posibilidades reales de empleo y promoción para la incipiente burguesía que salía educada de los colegios y universidades de Manila. Los “ilustrados” filipinos, como hoy los españoles universitarios, eran señoritos que no querían mancharse las manos: los que trabajaban eran los inmigrantes chinos.

    Este es el problema real, no la Iglesia (que es la que realmente crea el país, trae los cultivos, el carabao, conserva los idiomas, construye la traída de aguas a Manila y la creación del Monte de Piedad…). Además de que la Iglesia cumple una función primordial: proteger a los nativos de la rapiña de españoles y nativos “ilustrados”.

    La masonería es la que destruyó el país, la que hizo que Estados Unidos se apoderase de las islas exterminando la población, y la que cambia en la educación el idioma español por el inglés (para evitar la influencia de la religión católica en la educación, que seguía siendo española o de habla española)

    Filipinas hubiera sido independiente de todos modos unos 40 o 50 años después, como sucedió con el colonialismo en general.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s