Baques_Almirall.jpg

Cristòfol Baqués Almirall, operario diocesano de 51 años y natural de Olesa de Bonesvalls (Barcelona), fue asesinado en L’Arrabassada (Barcelona) el 28 de agosto de 1936 y beatificado en 2013. Antonio Montero menciona que había arriesgado su vida particularmente para facilitar la confesión a los fieles, ya que “impartía absoluciones a las personas que lo solicitaban, paseando con ellas por la Rambla de Cataluña”.