Estamos acostumbrados a todo tipo de testimonios sobre la terrible situación de los cristianos de Oriente Medio. Pero nunca deberemos acostumbrarnos. Cada testimonio debe ser motivo de una renovada concienciación de los que ahí acontece.