Fernando Ónega se cachondea del ridículo internacional del proceso separatista


Fernando-Onega-muestra-copa-vino

Fernando Ónega no necesita tirar de barroquismos para mofarse en sus narices del separatismo en las mismísima La Vanguardia, órgano oficial del PDECAT. ‘Asuntos internos’ es el título de la columna que publica este 15 abril 2017 con la que en tono paternal le recomienda al ‘ministro de Exteriores de Cataluña’, Raül Romeva, (eso pone en su tarjeta) que ya es hora de tirar la toalla después de tanto ridículo.

El hombre que le hacía los discursos a Adolfo Suárez cuando los vagones de tercera de la Renfe llevaban un letrero en cada ventana que avisaba: “Es peligroso asomarse al exterior”:

Aquella generación siguió el aviso con todo rigor: vivimos muchos años sin cruzar una frontera. A veces, ni una frontera mental. Tengo la impresión de que al independentismo catalán le empieza a ocurrir algo parecido: están resultando muy arriesgados sus asomos al exterior.

Cuando Artur Mas escribió a los gobernantes europeos, o la misiva no llegó a sus destinatarios, o sus destinatarios no encontraron tiempo para responderle. Cuando se hicieron excursiones informativas a Bruselas, debió elegirse mal el día, porque los interlocutores de relieve no estaban a tiro de tan dignos emisarios. Y ahora, cuando el president Puigdemont hace su viaje americano, obtiene un éxito descriptible, con pocos encuentros de alto nivel y con la devolución de visita de dos congresistas más interesados en los encantos de la noche de Barcelona que en comunicar al gobierno español su respaldo a la secesión.

Pero eso no fue lo peor, claro está. Lo peor ha sido lo publicado el jueves: el “no” del Centro Carter a involucrarse “en este asunto” y esa nota de la Embajada de Estados Unidos que califica el conflicto catalán como un “asunto interno” (lo mismo que dijo la Secretaría de Estado ante el 23-F) y expresa su deseo de seguir colaborando con “una España fuerte y unida”. 

Dos negativas tan señaladas a un objetivo tan buscado por el president parecen mucho “no” para un solo día. Como se apunta desde la Generalitat, se ha conseguido internacionalizar la cuestión catalana, es cierto, pero no al gusto de sus promotores. Y se ha logrado que “forme parte de la agenda política y diplomática de los Estados”, pero solo para unas horas y no para bien del proceso.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s