forco1 

Los ídolos del separatismo van cayendo, decepcionados por el quiero y no puedo. Cuando ven que el juego secesionista no compensa se apartan de la primera línea política y a vivir, que se rompan otros lo cuernos por el “prucés”. Una retirada a tiempo en este caso no es una victoria, es un fracaso estrepitoso, aterrizar de bruces en la cruda realidad, empotrándose contra la ley española. Mucha amenaza de desconexión, mucho hablar de pulso al Estado y a la primera sentencia a obedecer como buenos chicos.

Según informa el Confidencial la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, no volverá a presentarse en una lista electoral. Forcadell no quiere homenajes, como el que le preparan el próximo día 19 los diputados y exdiputados independentistas. No repetirá y está más que cansada de ser ninguneada.

Ya lo ha dejado caer en alguna ocasión, pero ahora la situación se le ha vuelto muy amarga. Asediada por la Justicia y por la oposición, Forcadell, que hasta hace dos años era presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), puede ser inhabilitada por haber desobedecido al Tribunal Constitucional.

Por si fuera poco, las direcciones del Partit Demòcrata Europeu (PDeCAT) y de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) la han mantenido al margen de las conversaciones para encarar la última fase del ‘prucés’, lo que ha provocado su enfado. Si tras dejar la ANC en mayo de 2015 estuvo unos meses en el dique seco y con los ánimos por los suelos porque su teléfono había dejado de sonar, ahora vuelve a vivir una situación similar. Además no ha podido soportar las últimas tensiones del Parlament con el tema de los presupuestos del butifarrendum ni las crisis intestinas en el Govern etc…