La beata catalana Madre Rafols, heroína de la caridad durante los Sitios de Zaragoza


r3

 

El establisment separatista ha creado sus ídolos de pies de barro, ninguneando a los verdaderos héroes catalanes que nunca reivindican, por lo que parecen no existir. Es el caso por ejemplo de la Madre María Rafols Bruna, que tuvo una vida apasionante, llena de coraje y heroísmo. La peste, la cárcel, los asedios… no le impidieron ser fiel a sus grandes ideales por los que dio su vida dejando un gran legado. Estas son las vidas que merece la pena contar.

r4.jpgTuvo una participación destacada en los Sitios de Zaragoza, arriesgando su vida por los enfermos, incluso pidiendo ayuda al ejército enemigo. En 1908, centenario de los Sitios de Zaragoza la patria española y la ciudad de Zaragoza la proclamaron Heroína de la Caridad.

Nació el 5 de noviembre de 1781 en Vilafranca del Penedès. De familia humilde en 1794 ingresó en el monasterio femenino de San Gervasio, de la Orden de San Juan de Jerusalén. En 1803 se entregó con abnegación a tareas benéficas con motivo de la peste que se produjo en Barcelona. En el mismo año conoció al padre Juan Bonal, también catalán, concretamente de Terrades, Gerona, que sería su director espiritual.

El 28 de diciembre de 1804 el Padre Bonal llegó a Zaragoza con un grupo de doce hermanos y doce hermanas reunidos para hacerse cargo de los servicios del Hospital de Nuestra Señora de Gracia. La Madre Rafols fundó junto con el Padre Juan Bonal las Hermanas de la Caridad de Santa Ana para la atención de enfermos.

Al comenzar la Guerra de la independencia contra los franceses el papel de las hermanas fue muy destacado. Tras el primer Sitio de Zaragoza quedó destruido el gran edificio del Hospital de Nuestra Señora de Gracia y la beata se ocupó de colocar a los 6 000 enfermos en diversos edificios oficiales y privados. Rescató objetos religiosos y artísticos. Consiguió ayudas, solicitándolas insistentemente al General Palafox e incluso a los mismos franceses. Cuando se retiraron los franceses el 14 de agosto de 1808 el Hospital estaba en ruinas. Los más de 4 000 heridos y enfermos se trasladaron a la Real Casa la Real Casa de Misericordia.

r2El 10 de diciembre de 1808 comenzó un nuevo asedio. La situación de la ciudad era trágica por la difusión de nuevas epidemias de peste. La Madre Rafols acompañada de dos Hermanas, se presentó ante el Mariscal Lannes en petición de ayuda. Les fueron concedidos víveres y un salvoconducto. Atendió a los prisioneros e intercedió por ellos, logrando a veces su libertad.

Tras la ocupación de Zaragoza, la nueva Junta de la Sitiada impuso unas nuevas Constituciones a las Hermanas y el 12 de noviembre de 1811 aceptó la dimisión de la Madre Rafols, que quedó encargada de la sacristía. Después marchó a Orcajo, Daroca.  Tras la marcha de los franceses, en 1813 volvió a dirigir la Inclusa o Asilo-Cuna del Hospital que cuidaba a los niños huérfanos o sin hogar. En 1826 fue elegida de nuevo superiora hasta 1829.

r1En 1834 fue ingresada en la cárcel de Predicadores acusada de complicidad en una conspiración contra la reina regente María Cristina de Borbón. Dos meses después fue puesta en libertad, y al año siguiente obtuvo sentencia eximiéndola de culpabilidad, pero fue desterrada a Vilafranca su pueblo natal. El destierro de 6 años lo pudo cambiar por Huesca, donde desde 1807 existía una casa de la misma Hermandad. En 1841 fue autorizada a regresar a Zaragoza y volvió al Hospital destinada a la Inclusa.

Se retiró en 1845 por tener su salud resentida y pasó sus últimos años en Belver de Cinca, Huesca hasta su muerte.  Su cuerpo y su altar se hallan en la capilla del Noviciado de la Congregación de Hermanas de la Caridad de Santa Ana de Zaragoza. El 1 de octubre de 1994 fue beatificada por Juan Pablo II. El 5 de noviembre se celebra su fiesta.

Javier Navascués

Un comentario

  1. Es asombroso como ciertas personas, sin medios y en condiciones extremas, se las han arreglado para triunfar; y además en este caso una mujer en un mundo de hombres.

    Sí, ciertamente esta catalana universal merece ser recordada:
    algo bueno se nos pegará.

    No todo va a ser cosa de rufianes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s