puigdemont-hospital

La Audiencia de Barcelona ha iniciado una investigación para determinar si la muerte de diez personas en el servicio de cardiología del hospital de Vall d’Hebron tiene que ver con los recortes económicos en el centro y, como consecuencia, el aumento de las listas de espera. De ser así, podría juzgarse como “delitos de homicidio por omisión o por imprudencia”. Manuel Galiñanes, el que fuera jefe del servicio de cirugía cardiovascular del hospital,denunció la situación.

El médico alega en su denuncia que existían pacientes graves que necesitaban ser operados urgentemente y que no se hizo porque los recortes provocaron que, en lugar de realizar quince intervenciones semanales, se hicieran tan solo tres. En total, en la denuncia y siempre según lo que dice el denunciante, se citan diez casos ocurridos entre agosto de 2015 y mayo de 2016. Todos estos superan la barrera de 90 días establecida por la Sociedad Española de Cardiología y la Sociedad Española de Cirugía Cardiovascular para operar y algunos incluso llevaban esperando más de 140 días.

¡Comín responsable!