pisarello-colau-efe

En 2016, el Ayuntamiento de Barcelona, convocó una línea de subvenciones para que las familias sin recursos pudieran afrontar el pago del impuesto de bienes inmuebles (IBI), lo que no se sabía es que se iba a gastar más dinero en publicidad que en la propia ayuda.

La campaña institucional costó 216.267 euros, mientras que el importe de las subvenciones que se destinó el año pasado a las familias vulnerables para cubrir el pago del IBI tan sólo ha sido de 342.245 euros. La cuenta personal de Twitter que la campaña ha costado el equivalente al 60% de la subvención concedida.

En la campaña, el Ayuntamiento informaba que concedería ayudas del 50% del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) a las 20.000 familias propietarias de viviendas en la ciudad que estima que tienen rentas bajas.