Mucho hacerse el mártir y el perseguido por el malvado Estado español, pero el ex presidente de la Generalitat, Artur Mas, seguirá viviendo muy bien y cobrando los 115.224 euros que le corresponden de sueldo como ex alto cargo, pese a los dos años de inhabilitación por el 9N. No irá a la cárcel, sino que pasará dos años sabáticos a cuerpo de rey, mientras en la capital catalana se ve cada vez más gente durmiendo en la calle.

A Mas le corresponde el 80% del salario bruto del presidente de la Generalitat, 115.224 euros según, el estatuto del ex presidente y una vez cumpla 65 años tendrá derecho a una pensión vitalicia del 60% del salario que perciba el presidente de la Generalitat en ese momento, algo más de 90.000 euros, según indican fuentes del Parlament.

Mas dispone actualmente de una oficina, colaboradores, coche oficial con chófer y guardaespaldas, por no hablar del tratamiento de “muy honorable” que figura entre estos privilegios. Un cargo honorífico. El ex presidente ya ha comentado que seguirá recurriendo a altas instancias para que pueda ser candidato y mantiene la hoja de ruta fijada en la aprobación de las leyes de desconexión por el Parlamento catalán.

f83119176ebe3aa6ef4bdda55d3fe5f8