uuuu-620x349

La Real Academia de Bellas Artes Santa Isabel de Hungría, una de las más antiguas del mundo, invistió como académico al pintor Augusto Ferrer-Dalmau (Barcelona, 1964). Su presidenta, Isabel León, marquesa de Méritos, abrió el acto de investidura de “el pintor de batallas”. En la actualidad, el español Augusto Ferrer-Dalmau es el artista de mayor reconocimiento internacional. Fue una hermosa ceremonia, muy protocolaria, en la que los académicos rindieron homenaje a la trayectoria y al tipo de pintura histórica que realiza el catalán, que ha creado escuela, y a su talento para aunar épica y romanticismo y plasmarlo con una técnica imbatible.

En presencia de altos cargos de Defensa, académicos, intelectuales como Antonio Burgos o artistas como Barragán de las Cuevas, elaboró un discurso contundente y emotivo titulado Arte y compromiso con la Historia, en el que combinó Historia, arte, política y actualidad. Su disertación quedó resumida en dos claves fundamentales. «Dos son los ejes: la pintura en sí misma y mi amor y admiración por España y por su historia y los héroes que lo dieron todo por ella”.