jordi-sanchez-anc

El independentismo advierte que no se quedará de brazos cruzados si la justicia inhabilita al presidente Carles Puigdemont o a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell. Un documento de la Asamblea Nacional Catalana (ACN), difundido por La Vanguardia, propone una serie de acciones “duraderas en el tiempo, en que habrá que asumir sacrificios”.

Algunas de estas acciones serían organizar manifestaciones de protesta, convocar a concentraciones rápidas, montar acampadas indefinidas, ocupar infraestructuras o una huelga general.

Si las acciones del Gobierno español fueran “menos graves”, la estrategia pasa por la desobediencia fiscal, por medio de una negativa a pagar impuestos a la Agencia Tributaria.

El informe de la ANC no precisa cuáles infraestructuras deberían ser ocupadas por los independentistas, pero en las asambleas de la organización se ha barajado concurrir a la sede de TV3 y las radios públicas en Cataluña en caso de que desde el Gobierno central se corten las transmisiones.

Esperemos que los abuelitos que acompañaron a Artur Mas al palacio de justicia, estén en forma.