Pere Vallmitjana Abarca, benedictino de Montserrat de 61 años (nació en Barcelona en 1875), fue asesinado en Cerdanyola (Barcelona) el 21 de febrero de 1937 y beatificado en 2013. Como para la mayoría de los monjes mártires de esa abadía, es casi imposible encontrar datos biográficos (a buen entendedor…). Era sacerdote, y la documentación de la Causa General precisa que “según algunos [fue] quemado vivo en un horno de cemento”.