Economista de Harvard: el 42% de los inmigrantes vive de las ayudas públicas


welfare-use-non-citizens

 

Los estudios de George Borjas, profesor de economía y políticas sociales en la Harvard Kennedy School, muestran que el 42% de los hogares de inmigrantes viven gracias a algún tipo de ayuda social. Según el economista de Harvard en 2016, cerca del 42% de 9 millones de hogares cuyo cabeza de familia era un inmigrante, subsistía gracias a los impuestos de los ciudadanos que son contribuyentes netos al sistemas fiscal.

O lo que es lo mismo, que una parte de los residentes de la nación vive gracias a los impuestos que el Estado cobra a quienes demuestran tener capacidad de pago. Este descubrimiento sobre los costes migratorios en el país de acogida, chocan con la teoría enseñada hasta ahora en las universidades de economía que plantean que un país como España con un sistema de reparto de las pensiones, solo puede sobrevivir mediante la importación de población extranjera en edad productiva que siga haciéndose cargo de las cuotas correspondientes a los pensionistas.

Sin embargo en la mayoría de esos planteamientos no se suele tener en cuenta el coste social, y sí se parte de la base errónea de que no existe el coste económico con la llegada de la nueva población de reemplazo, argumento fácilmente desmontable observando el origen de quienes aguardan en las colas de la asistencia social de cualquier ayuntamiento europeo.

Fuentes:

https://gborjas.org/2017/02/01/who-is-a-public-charge/ https://www.hks.harvard.edu/fs/gborjas/

4 comentarios

  1. Los políticos progresistas están creando un proletario que vive de las ayudas sociales donde antes no había nada.

    Cuando estas personas reciban al nacionalidad del país, cosa que va a pasar antes o después -está planeado-, la jugada es la siguiente:

    el partido progresista va a hacer que una persona de su misma comunidad y en su idioma le conmine a votar “progresista”, porque si viene la derechona, que además son unos fascistas y unos antisionistas, les van a quitar las subvenciones.

    Esto mismo está pasando en España.
    (y para que no haya equívocos, además de estos equipos de telemarqueting siempre ponen a nativos extranjeros para atraer el voto de su mismo tipo, como esa diputada negra sudamericana (voto de los negros, de las mujeres y de los sudamericanos); o un candidato musulmán (voto de los “nuevos” españoles musulmanes): son CEBOS humanos.

    Es decir, intentan comprar votos con dinero de los demás (las subvenciones no son salen de los socios del partido progresista, sino de los impuestos de todos)

    La compra de votos no es democrática.
    Esto no es más que caciquismo de la peor estofa.

    Y se acaba votando no a los que funcionan y hacen que el país prospere, sino a los que manejan la población con eslóganes vacíos progresistas, creando el mismo problema que ya han creado en Estados Unidos.

    Lo único bueno de toda esta historia es que los progresistas matan dos pájaros de un tiro: ganan votos gratuitamente; y contribuyen a la marginalización de la población blanca cristiana nativa.

    Me gusta

  2. La mayoría de estados europeos desaparecerán. Acabarán engullidos por el califato universal, si nada cambia. Pero, en Europa, generaciones y generaciones sin trabajar, no auguran buen futuro para estos que siempre, pase el tiempo que pase, son genotípicamente preparados para climas y condiciones que no son las de Europa.

    Me gusta

  3. Y ésto en Estados Unidos, donde no existe el sistema de Estado de Bienestar que existe en Europa; y por tanto, el inmigrante que entra sabe que tiene que trabajar si quiere gastar.

    En Europa, los inmigrantes con hijos viven de las ayudas sociales.
    Lo que pasa es que los datos no son públicos para evitar “que haya racismo” y que se pare la invasión musulmana.

    No es extraño que de vez en cuando sale en la prensa inglesa de tal o cual familia de terroristas islámicos que llevan tantos años viviendo de las arcas públicas cristianas.

    O de que tal o cual familia lleva 3 generaciones seguidas sin trabajar, viviendo de los “gastos sociales”

    (y eso sin contar con los nacionalizados, que ya no los cuentan como extranjeros, sino como nacionales)

    ¡que me digan a mi donde está la democracia en toda esta farsa!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s