DISTURBIOS EN GRACIA

Disturbios tras el desalojo del Banco de la Mugre, en mayo de 2016 en Barcelona

El mundo al revés. Ante la creciente violencia de los “abertzales” catalanes de la CUP son los sindicatos policiales los que se manifiestan contra la violencia revolucionaria de un grupúsculo que tiene el control político de Cataluña gracias a la “generosidad” de la antigua Convergencia. Tienen tomados determinados barrios de Barcelona y como actividades democráticas, se dedican a quemar fotos del rey, a perseguir políticos y al lanzamiento de huevos contra la comandancia de la Guardia Civil de Manresa.

Una plataforma de policías y guardia civiles de toda España han convocado una manifestación en Barcelona el próximo 17 de enero para exigir “respeto” para su profesión. Entre los convocantes se encuentran sindicatos y asociaciones de los Mossos d’Esquadra, del Cuerpo Nacional de Policía, la Guardia Civil y las policías locales.

Un agente de los Mossos indica que uno de los motivos de la protesta es la actuación de los dirigentes de la CUP, un partido que aboga por desobedecer a las instituciones del Estado y es muy crítico con los cuerpos policiales. “Está claro que vamos contra la CUP”.

Mientras en Barcelona las concejalas de la CUP, María Rovira y María José Lecha serán juzgadas por lesiones a un agente de la Guardia Urbana que sufrió heridas en las piernas y el costado izquierdo, causadas por patadas de las dos concejalas y tuvo que soportar expresiones como ” ya te conocemos, policía de mierda”, “torturador” o “ya te enterarás”.

Curiosamente esta vil agresión, aprovechando su condición femenina, tuvo lugar durante una protesta previa al juicio a Josep Garganté, el que sueña con una sociedad sin policías para actuar en total impunidad. Pero si consiguen el control total, Dios nos libre, pondrían policías en cada edificio y en todas partes para vigilar a todas las personas como en Corea del Norte o Cuba.

los-disturbios-por-el-banco-expropiado-de-barcelona-en-imagenes

Perrofalutas 2.0 quemando los negocios de sus padres