8315009-13020576

El nacionalismo la nueva religión de Cataluña. 

Cataluña durante siglos ha dado grandes santos a la Cristiandad de la talla de San Pedro Nolasco o de San Antonio María Claret. La Virgen de Montserrat velaba por un pueblo fiel a Cristo. La que fuera una de las regiones más católicas de España y con más seminaristas, es hoy la región más secularizada de España, con menor asistencia a Misa y con una creciente persecución de la religión en la esfera pública. Y lo más grave de todo, es que está siendo fomentado por una parte del clero catalán, infectado cuando no de separatismo, de modernismo filo marxista.

En una reciente encuesta del CIS, el 25,1% de la ciudadanía catalana se reconoce como no religiosa; en concreto, el 15,9% se declara no creyente y el 9,2% se pronuncia como ateo. “También se percibe que cuanto más jóvenes son las personas, más alejadas están de la religión”. Teniendo en cuenta que cada vez aumentan más los agnósticos e indiferentistas podemos concluir que la laicidad come terreno al catolicismo de manera alarmente.

No hablemos ya del número de prácticantes en donde las cifras se desploman vertiginosamente. Sólo 1 de cada de diez catalanes 10 catalanes asiste cada domingo a la Santa Misa. Hasta ahí llegan las encuestas. Podíamos seguir profundizando y preguntarnos ¿cuantos creyentes se confiesan regularmente y comulgan en gracia de Dios? Las cifran se reducirían a la mínima expresión.