57 PROPUESTAS PARA AMPLIAR EL USO DEL CATALÁN, ERNESTO MILÁ


Lo he leído en La Vanguardia (y no me he frotado los ojos porque era La Vanguardia, el portavoz, en otro tiempo, de la burguesía catalana, antes, del franquismo, aún antes del ideal republicano y, antes todavía, fiel hasta el destronamiento a Alfonso XIII y así sucesivamente, siendo ahora un medio extraño, ecléctico que satisface, sobre todo, fiel a su tradición, a quien lo subsidia. Si en tiempo de los romanos hubiera existido prensa, La Vanguardia hubiera sido partidaria de Indíbil y Mandonio, hasta que las legiones romanas le hubieran ofrecido unos denarios). Y la La Vanguardia -bien es cierto que, en un lugar discreto- publica hoy un artículo titulado “Propuestas para ampliar el uso del catalán”, subtitulado “Siete lingüistas lanzas 57 recomendaciones viables e imaginativas para combatir el pesimismo”. El artículo viene presidido por la foto de los siete lingüistas. Tienen pinta de buena gente, y no me cabe la menor duda de que se han esforzado en mostrar bonhomía y candor, pero su encomiable labor de apostolado en favor de la lengua regional, es una causa tan perdida como la que los oficiales japoneses que querían seguir la guerra tras Hiroshima y Nagasaki. 

Si hay una batalla perdida es la de las lenguas minoritarias (y el catalán lo es, incluso en la propia Cataluña y tras 40 años de presión lingüística por parte del gobierno autonómico). Es cierto que un porcentaje muy alto dice en las estadísticas que “lo entiende”; pero lo que cuenta no es quien lo “entiende”, sino quien lo “habla”. Y ahí los resultados de las estadísticas si que inducen al “pesimismo” del que habla el artículo: “El catalán no pasa por su mejor momento”, es la primera frase. Y tiene toda la razón: lo malo de la lengua “oficial” en Cataluña es que lo “oficializa” una institución, la gencat, que, en la práctica, es el “gobierno de los independentistas”, para el que los no-independentistas son los enemigos a abatir. Cuando más claro resulta este axioma, más gente se inhibe de expresarse en catalán, por puro rechazo a la política oficial que lo esponsoriza.

Lo he repetido muchas veces: soy oriundo de la comarca del Penedés. Mi padre hablaba, pensaba, y escribía en su lengua vernácula, con ocho apellidos catalanes, y su esposa otro tanto, nuestro árbol genealógico se remonta al siglo XV. No es tampoco la primera vez que he contado que, cuando él y su primera esposa, se vieron obligados a emprender a pie el camino del Pirineo huyendo de las masacres anarquistas consentidas, sino jaleadas, por Companys (mi padre era apolítico, pero también empresario), al cruzar el puente internacional de Irún, recién conquistado por las tropas de Franco, un oficial del Ejército Español se dirigió a él y le espetó el consabido: “Haga el favor de hablar en cristiano”. Lo más dramático del caso es que mi padre, en tanto que era de más edad, iba al frente de un grupo de jóvenes en su misma situación que sí tenían criterios políticos: eran carlistas y varios de ellos, integrados en el Tercio de Montserrat, murieron en Codo durante la batalla del Ebro Todos tenían los ocho apellidos catalanes. Por tanto, no diré que no existiera en la zona nacional y, especialmente, en los años de guerra y en la primera postguerra, cierta animosidad hacia el catalán, comprensible a causa de las masacres que tuvieron lugar en el territorio de la “Generalitat”, especialmente en los primeros meses de la guerra civil… (pero no solo entonces, sino hasta la última hora de la retirada republicana de Cataluña). De cimos “animosidad”, hablar de “persecución” es más discutible y supondría olvidar que, en 1940 ya se publicaban libros en catalán con pie de imprenta legal y con los dineros de La Caixa, si bien eran de temáticas devotas o escritos por autores como Verdaguer bien vistos por el nuevo régimen.

Puedo atestiguar, además, que, yo mismo, de pequeño, había oído hablar en el “poble”(Sant Pere de Ribes, Sitges, Olivella, del Mas Milá de la Crivillera), muchísimo más catalán que en la actualidad. Sinceramente, no recuerdo que el catalán en los años 60 estuviera “reprimido”, ni siquiera “deprimido” como sigue diciendo el artículo de La Vanguardia que jalea a los “7 lingüistas” (incluso recuerdo en los Escolapios de Balmes una clase a la semana en catalán desde 1967). 

Lo que ocurrió durante el franquismo es que el catalán no era una lengua ni oficial, ni subvencionada y las lenguas resisten, no porque se les inserte fondos -que en grandísima medida van a parar a bolsillos de espabilados, frecuentemente los mismos que reclaman “subvenciones a la lengua”- sino porque muestran VITALIDAD SOCIAL. El catalán la tuvo durante el franquismo y por eso sobrevivió a pesar de no estar subvencionada. Hoy ya no la tiene. ¿Quién lo ha matado?

Sería mucho decir que la gencat es la única responsable. Tiene, por su puesto, una gran parte de responsabilidad al haber utilizado el recurso del “doble lenguaje”: digo una cosa –“cooficialidad entre castellano y catalán”-, pero interpreto otra –“cooficialidad para el resto del Estado, pero en Cataluña monolingüismo”- y así ha ocurrido que una parte de la sociedad catalana se ha DISOCIADO de la gencat. Yo, por ejemplo, considero a este organismo como algo que no tiene nada que ver conmigo, es cosa de los indepes (y de los trepas y, por supuesto de los trepas-indepes, que no faltan ni son pocos) y nada más que de ellos (por resumir). Y el 50% del electorado también parece haberlo entendido así en las últimas elecciones, absteniéndose de votar: en otras palabras, hoy gobierna Cataluña el 52% del 50%. La gencat es, hoy, cosa de indepes y gobierna con un 26% de respaldo popular. Y las imposiciones lingüísticas y no-lingüísticas, realizadas a golpe de decretos desde plaza Sant Jaume, hacen que muchos hayamos terminado por desinteresarnos por completo de cualquier decisión del “govern” y de cualquier debate o ley de su “parlamentet”.

Y luego está, por supuesto, el que Cataluña tenga en estos momentos un 25% de población procedente del Tercer Mundo. La culpa no es del franquismo, sino del pujolismo que, a partir de finales de los 80 empezó a promover la entrada de marroquíes. De nada sirve que TV3 saque de tanto en tanto a un negro, un árabe o un panchito, hablando catalán. La imagen engaña a quien quiere ser engañado: se les enseña obligatoriamente catalán en las escuelas, pero no lo utilizan fuera de las aulas. La inmigración no se ha integrado, ha buscado subvenciones y ha entendido que las conseguía más rápidamente rellenando impresos en catalán. Nada más. La gencat hace lo que puede para integrarlos -la última medida ha sido el nombramiento de Dyangani Ose, mujer de raza negra, como nueva directora del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA) entre cuyos méritos figura el hacer sido directora de la Bienal de Lubumbashi (la antigua Elisabetville, República Democrática del Congo) y el haber estudiado Historia del Arte en la Universidad Autónoma de BCN- pero lo cierto es que hoy existe “paz étnica” en Cataluña gracias al régimen de subvenciones y subsidios recibidos por la emigración, y a la ocultación sistemática de noticias que puedan generar “xenofobia y racismo” (ocupaciones, robos, detenciones, agresiones, asesinatos, violencia de género, menas). Pero integrarse, lo que se dice integrarse, no: la inmigración en Cataluña sigue haciendo rancho a parte y hablando sus lenguas de origen, llevando sus ropas y sus velos y frecuentando solamente las ventanillas de los subsidios en donde suelen expresarse en castellano y rellenar el impreso en catalán. ¿Cómo un musulmán iba a estar interesado en hablar catalán, si su religión le indica que el árabe, la lengua hablada por Alá a Mahoma, es una lengua sagrada? La gencat se siente incapaz de elevar el catalán a ese rango.

Ahora, en 2021, cuando llevamos ya 30 años de inmigración masiva, viene el llanto y el crujir de dientes por aquella mala decisión de Pujol: los inmigrantes tiran para abajo el uso del catalán en las estadísticas. ¿Sólo los inmigrantes? En absoluto, los jóvenes son los que menos hablan catalán en Cataluña. Los jóvenes de aquí, no los naturalizados, ni los llegados de otras partes del Estado

Los “7 lingüistas” a los que La Vanguardia (único medio de importancia que les da cuartelillo), proponen una serie de “57 recomendaciones”, huyendo, como dicen, de la “sociolingüística lacrimosa”. Las medidas intentan ser “simpáticas”, “amables”, “desdramatizadas”, “jocundiosas”, esto es, realizadas con “animus iocandi”. La pena es que desde la muerte del humorista Eugenio -el de “saben aquel que dice…”– Cataluña, hoy no es tierra en donde haya florecido un humor de carcajada hasta el dolor de barriga (incluso los telediarios de TV3, es curioso, pero muestran sólo a locutoras de aspecto avinagrado y tristón, y es significativo que la revista de humor El Jueves, como ante El Papus, las revistas de humor editadas en Cataluña, se redacta en castellano). El nacionalismo sospecha de las carcajadas y tiene la certeza de que, algunas, puyas van contra él y contra lo que considera más sagrado. 

Bajo el nacionalismo indepe, como máximo, Cataluña se ha convertido en tierra de ironías (que ni el ironizado advierte, a veces). No es que el catalán no ría: es que el independentismo nunca ha sido hábil en la explotación del humor. El nacionalismo siempre ha sido un quejío, un lamento, el victimismo personificado, el aullido solitario bajo la luna llena del lobito que no ha advertido que el momento histórico de creación de nacionalidades concluyó en el XIX.

Algunas de las medidas que nos proponen estos lingüístas son curiosas: “campaña por los apellidos bien escritos” (yo, por ejemplo, debería escribir, “Milà”, en lugar de “Milá” como hago y si no lo hago es porque no me sale de donde intuyen), o que el médico que nos atienda lo haga en catalán y lo rechacemos si habla castellano (una idea “genial” a estas alturas de desintegración del sistema sanitario y, seguramente, para agravarla un poco más) o que “los políticos sólo se expresen en catalán” (y aunque lo hicieran ¿quién escucha a un político? ¡Como si se quiere expresar en tagalo!). ¿”Realizar un Congreso Internacional de la Lengua Catalana en 2026”? (he sido testigo en la Universitat Catalana d’Estiu de que catalanoparlantes de uno y otro lado de la frontera, y no digamos del Algher, a veces recurrían a palabros franceses, castellanos e italianos, si quieren ser entendidos por el interlocutor, u optar por utilizar el inglés). ¿”Crear un diccionario catalán coloquial”? (ahora resulta que el “catalán oficial” tiene poco que ver con el “catalán coloquial”, ¿nos han vendido con la inmersión y a través del Avui y de TV3 un catalán que no se habla y que no tiene nada que ver con el de la calle?) y en cuanto a “concluir una Historia de la Llengua Catalana”, el catalán es una lengua que merece, desde luego, ser estudiado en profundidad. Rovira Virgili ya dijo en el primer volumen de su Historia de Catalunya que existen “nueve variedades dialectales” en tan pocos kilómetros cuadrados; la unificación realizada por Pompeu con sargentos de carpintería ha creado un catalán artificial en el que lo esencial es diferenciarse del castellano, alejarse de él y evitar que siga figurando como lengua hispano-romance. Desde Pau Clarís, a los indepes, les va más lo francés, pero, incluso ellos son incapaces de seguir sosteniendo, como hicieron los primeros nacionalistas del XIX que es una lengua “franco-romance”.

Otras medidas a tener en cuenta: “recuperar el ‘digui’ en lugar del ‘¿si’?” o “pasar 21 días proponiéndose solamente hablar catalán”, son propuestas que apoyamos sinceramente gracias a nuestra educación Zen: cualquier acto para fijar la atención y mantenerse alerta para vivir el aquí y el ahora, es una buena medida. Lo hacen los judíos los sabbats, andando solo cierto número de pasos, lo hace el meditador budista preguntándose de continuo “me llamo fulanito de tal y estoy aquí y ahora” o bien me propongo no tocar la pantalla del móvil durante solamente un minuto cada dos horas… 

Aluden también a medidas imposibles: “subvencionar la traducción de videojuegos en catalán”. El mercado del videojuego va dirigido a miles de millones de jóvenes y, por tanto, tiende a utilizar las lenguas más difundidas: inglés, castellano, chino, ruso…, el catalán es endeble por el número de los que lo hablan y por su bajísima tasa de natalidad). Por otra parte, ya hemos visto el resultado de doblar películas al catalán: hace unos años, la audiencia de estas películas era del 3% y no creo que haya mejorado. Y en cuanto a la propuesta de hacer un “festival de la canción en catalán” o un “reality show” en la lengua de Pompeu, también parecen algo alejadas de la realidad. Los “festivales de la canción” son de otra época (queda a modo de arcaísmo vintage el de Eurovision) y los realitys es la expresión de la cutrez a despecho del idioma en el que se vehiculicen.

Estas son las propuestas que nos han llegado a través de La Vanguardia. Debe ser un scoopporque otros medios de prensa no se hacen eco de las “57 medidas”. Me temo que los redactores de La Vanguardia han elegido sólo las menos ridículas, las menos conflictivas, o las menos cursis, de todas informas intentaremos hacernos con el documento completo.

La existencia del catalán peligra: esa es la triste realidad. Está vinculado directamente a la gencat, a sus subvenciones y a su legislación exclusivista sobre su uso. Y no es, precisamente, una institución que goce de gran prestigio fuera del ámbito independentista y nacionalista. Es, en la práctica, el gobierno de una parte de Cataluña contra el resto de Cataluña. Y lo que es todavía peor: DURANTE LA VIGENCIA DE LA GENCAT SE HA PRODUCIDO LA MAYOR PÉRDIDA DE IDENTIDAD DE CATALUÑA EN TODA SU HISTORIA. Y esta pérdida de identidad prosigue de manera acelerada…

De hecho, hoy ya no está muy claro ni lo que es Cataluña, ni sus límites, ni su bandera, ni la fisonomía de sus habitantes, ni su comida (la carn d’olla o las seques amb butifarra, el pa amb tomaquet i pernil, la xatonada, el suquet de peix y demás, languidecen ante pizzas, macperros, tacos, kebabs, rollitos, ramen y demás), ni su lengua (porque la “oficial” y exclusiva es el catalán, pero la “real” es el castellano, el catalán, el árabe, el suajili, etc, etc, etc). 

Claro está que la gencat solamente mantiene reservas ante el castellano. Incomprensible sobre todo si tenemos en cuenta el aumento de los niveles de utilización del castellano en todo el mundo. Bloquear la enseñanza del castellano en Cataluña es un golpe demoledor para estudiantes o gentes nacidas aquí que, en algún momento de sus vidas, quieran trasladarse a otras universidades o ejercer su profesión en otras latitudes.

Si la imposición lingüística realizada hasta ahora por la gencat ha demostrado no servir para preservar la identidad catalana, ni aumentar los índices de utilización del catalán, el sentido común dice que habría que tirar en dirección opuesta. Y, en dirección opuesta está el bilingüísmo y las dos líneas de enseñanza: en catalán o en castellano. Esa sería la mejor medida para mostrar el nivel de vitalidad del catalán. 

Propuesta imposible, porque, para Pau Vidal, uno de los siete lingüistas padres de las 57 medidas que comentamos: “los defensores del bilingüismo son ‘enemigos’”. Para él, los que defienden la coexistencia del catalán y del castellano son “fascistas” (ver). Lo dicho “buena gente”, muy “simpa” y muy enrollados, estos de las 57 propuestas. Para ellos, las políticas erróneas son las que hay que seguir hasta el final… Adelante, pues, ya nos veremos al final del camino.

Ernesto Milá

http://info-krisis.blogspot.com/2021/07/cronicas-desde-mi-retrete-57-propuestas.html



Categorías:Uncategorized

9 respuestas

  1. No es fácil la situación de los idiomas minoritarios, todos, pero es difícil que desaparezcan. Muchos no pasarán de lenguas muertas, pero existiendo.
    La obligatoriedad durante varias décadas de hablar y publicitar en catalán, en Cataluña, ha sido un error. Se le ha cogido manía al Catalán, identificandolo como, el idioma del golpismo y está etiqueta ha sido y es una piedra de molino difícil de mover.

    Me gusta

  2. ?Por qué la Vanguardia no hace lo que predica y deja de publicar en español y publica solo en catalan?

    Esa decisión práctica, que no les cuesta absolutamente nada, vale mucho más que la suma de esas 57 medidas.

    Me gusta

  3. Me ha aparecido ahora mismo en este blog el anuncio de:

    “POR LA CRUZ A LA ROSA. Historia, doctrinas y practicas de la Rosa+Cruz”

    La rosa cruz está relacionada con la masonería.

    Y la cruz dentro de una rosa abierta es el sello de Lutero y el emblema del luteranismo.

    ?Pueden tener más cuidado con esto?

    Gracias.

    Me gusta

  4. No tiene ninguna lógica arrinconar el castellano en Cataluña, dado que más del 57 por ciento de catalanes, también lo hablan. Y, en el mundo de la Docencia, serí una buena práctica que los alumnos pudieran escoger la lengua en la que quieren ser formados (Catalán o castellano). Aunque para los indepes, el bilingüismo es “malo”, lo cierto es que, para conocimiento de éstos, a más lenguas dominadas, más nivel cultural y más posibilidades de relacionarnos.

    Me gusta

    • Tiene toda la lógica del mundo, porque esa es la única excusa y razón de ser de los partidos nacionalistas (lo mismo que quiere hacer Pedro Sánchez con “Franco” para el PSOE)

      Así -y todos lo estamos viendo desde hace 40 años-, no importa que tus votantes no vivan mejor con tu gestión, no importa que robes, no importa que expulses las empresas de Cataluña…(idem con el PSOE) que tu “defiendes” el catalan (y el PSOE es “antifranquista”)

      En realidad el catalan no les importa nada. De hecho se cuidarían mucho que sus políticas de catalanizacion fuesen efectivas, porque una vez conseguido el objetivo, la gente dejaría de votarles y ellos de robar.

      Así que estamos condenados a sufrir la catalanizacion forzosa por los siglos de los siglos.

      Y al mismo tiempo de ser desfalcados y robados por estas sanguijuelas de políticos que no saben hacer la “O” con un canuto. Por los siglos de los siglos.

      Que Moncloa colabore con esta estafa dice alto y claro que esto de “democracia” no tiene nada.

      Me gusta

  5. Todo está muy bien, pero Barcelona es una ciudad internacional de vocación mundial.

    La lengua internacional es el INGLÉS; y el caso es que el nivel de inglés de los barceloneses es bajisimo.

    Es imposible para Barcelona poder competir con las grandes capitales internacionales si su población no habla inglés.

    Y es imposible para la nación charnega poder prosperar si no habla inglés, porque no puede ascender y no puede aprovecharse de las oportunidades laborales que siempre hay en este tipo de capitales.

    Madrid ha creado una red de colegios públicos en INGLES.

    Desde hace 40 años todo se hace mal.

    Y todavía nos llevamos las manos a la cabeza con las ratas en el aeropuerto, las calles llenas de menas y manteros y las campañas municipales contra el turismo…

    Lo están haciendo a posta porque nos quieren en la miseria dispuestos a vitarles a cambio de limosnas sociales.

    Me gusta

  6. Hi ha una raó més senzilla per entendre la situació actual del català. S’ha identificat el seu ús amb una ideologia concreta impulsada des de la Generalitat :el nacionalisme xenófobe irredentista d’ERC i CiU (avui PDCAT), que ha barrejat qüestions políiques i llingüístiques, de forma totalitaria. Això ha estat la seva perdició.

    Les llengües han estat sempre expressió d’un espirit de libertat del poble.!.

    Me gusta

  7. No entiendo por qué Rajoy no quiso arreglar este problema.

    seguramente obedecía órdenes.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

DESPERTA

Red sociocultural

A %d blogueros les gusta esto: