Los militares franceses vuelven a advertir a sus políticos del riesgo de una Guerra civil contra el Islam


CARTA DE LOS MILITARES FRANCESES A LA CASTA POLÍTICA

Señoras y señores ministros, parlamentarios, oficiales generales en sus distintos grados y empleos: Ya no se canta la séptima estrofa de La Marsellesa, llamada “copla de los hijos”. Sin embargo, es rica en enseñanzas. Dejemos que nos las proporcione:
“Entraremos en la carrera cuando nuestros mayores ya no estén. Encontraremos su polvo y la huella de sus virtudes. Menos celosos de su supervivencia que de compartir su tumba, tendremos el sublime orgullo de vengarles o seguirles”.

Nuestros mayores son combatientes que merecen respeto. Son, por ejemplo, esos viejos soldados cuyo honor habéis pisoteado en estas últimas semanas. Son esos millares de servidores de Francia, firmantes de una tribuna de simple sentido común, soldados que han dado sus mejores años para defender nuestra libertad, obedientes a vuestras órdenes, para hacer vuestras guerras o ejecutar vuestros recortes presupuestarios, a los que ensuciabais mientras el pueblo de Francia los apoyaba. A esa gente que ha luchado contra todos los enemigos de Francia, vosotros los habéis tildado de facciosos cuando su único error ha sido amar a su país y llorar su visible degradación.

Nuestros mayores son combatientes que merecen respeto. Son, por ejemplo, esos viejos soldados cuyo honor habéis pisoteado en estas últimas semanas.

En estas condiciones, a nosotros, que hemos entrado recientemente en la carrera, nos corresponde entrar en la arena para tener el honor de decir simplemente la verdad.

Nosotros pertenecemos a eso que los periódicos han llamado “la generación del fuego”. Hombres y mujeres, militares en activo, de todas las armas y de todos los grados, de todas las sensibilidades, que amamos nuestro país. Esos son nuestros únicos timbres de gloria. Y si, reglamentariamente, no podemos expresarnos a cara descubierta, tampoco nos es posible callar.

En Afganistán, Mali, Centroáfrica u otros lugares, un cierto número de nosotros ha conocido el fuego enemigo. Algunos se han dejado allí camaradas. Se han jugado la piel para destruir a ese islamismo al que vosotros, aquí, en nuestro suelo, hacéis concesiones.

Casi todos hemos conocido la Operación Centinela. Hemos visto con nuestros ojos los suburbios abandonados a su suerte, los paños calientes con la delincuencia. Hemos sufrido las tentativas de instrumentalización de varias comunidades religiosas, para las que Francia no significa nada más que un objeto de sarcasmo, de desprecio e incluso de odio.

Hemos desfilado el 14 de julio ante una masa benevolente y diversa que nos aclamaba porque somos emanación de ella misma. Y se nos ha pedido durante meses que desconfiáramos de ella, prohibiéndonos circular en uniforme, haciendo de nosotros víctimas en potencia, en un suelo que sin embargo somos perfectamente capaces de defender.

En Afganistán, Mali, Centroáfrica u otros lugares, un cierto número de nosotros ha conocido el fuego enemigo. Algunos se han dejado allí camaradas. Se han jugado la piel para destruir a ese islamismo al que vosotros, aquí, en nuestro suelo, hacéis concesiones.

Sí, nuestros mayores tienen razón sobre el fondo de su texto, en su totalidad. Vemos la violencia en nuestros pueblos y ciudades. Vemos cómo el comunitarismo se instala en el espacio público y en el debate público. Vemos que el odio a Francia y a su historia se convierten en norma.

No son los militares los que tienen que decir estas cosas, argüiréis. Al revés: precisamente porque somos apolíticos en nuestras apreciaciones sobre la situación, lo que hacemos es una simple constatación profesional. Porque esta degradación la hemos visto en muchos países en crisis. Precede siempre al hundimiento. Anuncia el caos y la violencia y, contrariamente a lo que decís aquí y allá, este caos y esta violencia no vendrán de un “pronunciamiento militar”, sino de una insurrección civil.

Hay que ser muy cobarde para parlotear sobre la forma de la tribuna de nuestros mayores en lugar de reconocer la evidencia de sus constataciones. Hay que ser muy pérfido para invocar un deber de reserva mal entendido con el fin de hacer callar a unos ciudadanos franceses. Hay que ser muy perverso para animar a los jefes militares a tomar posición y exponerse, y después sancionarles rabiosamente cuando escriben algo distinto a relatos de batallas.

Cobardía, perfidia, perversión. Esa no es nuestra visión de la jerarquía. Por el contrario, el ejército es el lugar por excelencia donde se habla con la verdad, porque aquí uno se juega la vida. A esta confianza en la institución militar apelamos.

SÍ: si estalla una guerra civil, el ejército mantendrá el orden en nuestro propio suelo, porque así se le pedirá. Es la definición misma de la guerra civil. Nadie puede querer una situación tan terrible, ni nuestros mayores ni nosotros, pero, una vez más: sí, la guerra civil late en Francia y vosotros lo sabéis perfectamente.

SÍ: si estalla una guerra civil, el ejército mantendrá el orden en nuestro propio suelo, porque así se le pedirá. Es la definición misma de la guerra civil.

El grito de alarma de nuestros mayores evoca muy lejanos ecos. Nuestros mayores son los resistentes de 1940, a los que, con frecuencia, gente como vosotros tildó de facciosos, y que continuaron el combate mientras los legalistas, muertos de miedo, buscaban contemporizar con el mal para limitar los daños. Son también los “peludos” de 1914, que murieron por unos pocos metros de tierra mientras que, hoy, vosotros abandonáis barrios enteros de nuestro país a la ley del más fuerte. Nuestros mayores son, en fin, todos los muertos, célebres o anónimos, caídos en el frente o después de una vida de servicio.

Todos nuestros mayores, los que han hecho de nuestro país lo que es, que han dibujado su territorio, defendido su cultura, dado y recibido órdenes en su lengua, ¿acaso han combatido para que ahora vosotros dejéis que Francia se convierta en un Estado fallido, que sustituya su cada vez más patente impotencia soberana por una tiranía brutal contra aquellos de sus servidores que aún quiere dar una voz de advertencia?

Actuad, señoras y caballeros. Esta vez no se trata de emociones a la carta, de fórmulas tópicas o de mediatización. No se trata de prolongar vuestros mandatos o de conquistar otros. Esta vez se trata de la supervivencia de nuestro país, de vuestro país.



Categorías:Islamización

19 respuestas

  1. VOX pide la presencia del Ejército y la Armada en Ceuta para frenar la invasión migratoria

    https://altavozdesucesos.es/vox-pide-la-presencia-del-ejercito-y-la-armada-en-ceuta-para-frenar-la-invasion-migratoria/

    Me gusta

    • No es la invasión migratoria.

      Es la invasión marroquí.

      A pedro flaco, yodo son pulgas.

      El déspota de Rabat sabe quién esta en la Moncloa y sabe que es ahora o nunca.

      Me gusta

  2. Marruecos planta cara a España: miles de marroquíes acceden a Ceuta sin control

    Me gusta

    • Es una invasión de ocupación.

      Como la marcha verde.

      Ceuta tiene mucha menos población marroquí que Melilla, parte por las condiciones geográficas, parte porque cuando con Felipe González el gobierno dejó invadir Melilla y darles la nacionalidad española. En Ceuta el gobernador militar lo impidió.

      Por tanto la marcha verde tiene que hacerse en Ceuta.

      (Melilla y Canarias van detrás)

      ?Cuanto te apuestas que el Rey de Marruecos impide que esa gente vuelve a Marruecos?

      Sabe además que estamos obligados a alimentarlos.

      Otra muestra del fracaso total del regimen del 78.

      Nos han convertido en la Tercera República masonica Bananera y simplemente estamos recogiendo lo que hemos sembrado.

      !Buen provecho el enema!

      Me gusta

  3. Avalancha de Pagapensiones marroquíes en Ceuta:

    1.500 personas, entre ellos cientos de menores: y siguen entrando

    Me gusta

  4. Pero justamente esa es la estrategia de Soros:

    La guerra civil.

    Esto es, la confrontación armada de dos etnias-religiones: La blanca-cristiana-europea contra el islam de los inmigrantes magrebies.

    Así, de una manera automática, divide el pais entre atacantes y atacados; y los musulmanes, por la regla universal que dice que “el enemigo de mi enemigo es mi amigo” se unen a la inmigración sionista (Valls es su representante)

    ?Qué ha hecho Sotos en Siria?

    ?Qué ha hecho Soros en Estados Unidos contra Trump?

    La verdad es que somos carne de cañón y piezas de ajedrez.

    Soros no ha olvidado el Holocausto y se está vengando hasta la solución final.

    Me gusta

  5. Plaza de toros de Palos de la Frontera (Huelva) cedida por el PP para los rezos de la Religión de la Paz

    Me gusta

  6. MANIFESTACIÓN ANTIJUDÍA ISLAMISTA SIN MASCARILLAS ¡EN CEUTA! CON PARTICIPACIÓN DEL LIDER DE PODEMOS

    Me gusta

  7. En cierto modo es fácil que se propaguen disturbios por toda Europa. Ya se ha visto por otros motivos por la muerte de un afroamericano en EEUU, o cualquier otro movimiento que a la izquierda le convenga menear las masas y crear el mayor caos posible. Que hagan en Francia (si ganara Le Pen) los mismo que están haciendo es Colombia sería fácil. Sería el movimiento de los chalecos amarillos es más violento todavía.

    Francia se las ve venir y a lo mejor para cuando quiera reaccionar, será demasiado tarde. Solo podrá gobernar la izquierda más radical, todo lo que no sea eso son muertes y disturbios injustificados.

    Ya llegará el problema a España en unos cuantos años. Que llevamos un camino perfecto para acabar mal o muy mal.

    Me gusta

  8. En cierto modo es fácil que se propaguen disturbios por toda Europa. Ya se ha visto por otros motivos por la muerte de un afroamericano en EEUU, o cualquier otro movimiento que a la izquierda le convenga menear las masas y crear el mayor caos posible. Que hagan en Francia (si ganara Le Pen) los mismo que están haciendo es Colombia sería fácil. Sería el movimiento de los chalecos amarillos es más violento todavía.

    Francia se las ve venir y a lo mejor para cuando quiera reaccionar, será demasiado tarde. Solo podrá gobernar la izquierda más radical, todo lo que no sea eso son muertes y disturbios injustificados.

    Ya llegará el problema a España en unos cuantos años. Que llevamos un camino perfecto para acabar mal o muy mal.

    Me gusta

  9. Y añado más.si Marine Le Pen gana los globalistas usarán a esas masas de musulmanes para evitar el FREXIT contra Marine Le Pen, habrá una guerra étnica y ésta se extenderá a Bélgicam Holanda, Dinamarca, Suecia y a ciertas zonas de Alemania y de España:

    Ignacio Garriga: Allí donde ustedes han instalado un centro de MENAS,los vecinos no pueden vivir en libertad

    Me gusta

  10. El narcomasónico R78 concede la premia princeso de asturios a la sacerdotisa satanista Marina Abramovich:

    Me gusta

  11. Mientras llueven los misiles palestinos sobre las ciudades israelíes, los medios de desinformación occidentales lloran haciendo propaganda de los terroristas de Hizbolá y de la OLP.

    De Francia huyeron muchos judíos franceses por miedo a los islamistas en el país. Los franceses lo aplaudieron.

    Hoy lloran los generales mientras la población francesa occidental está aterrorizada.

    Y en todos los Estados Mayores de las Defensas de la OTAN se tiene asumido que habrá una guerra inminente y brutal, en dos frentes distintos, en Europa. Norte: Rusia, Turquía e Irán. Sur: Marruecos, Mauritania y el IS.

    Ningún político hace nada.

    Me gusta

  12. CUATRO INUTILES COMO LOS DE AQUI EN ESPAÑ SOLO QUE ESTOS SE ACORDARAN DE LA TONTERIA NO COMO AQUI

    Me gusta

Responder a Anónimo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

DESPERTA

Red sociocultural

A %d blogueros les gusta esto: