130510.espana.cataluna.amor.relacion.dret.decidir

Mientras en Cataluña la CUP pide a Artur Mas que se vaya, Puigdemont suaviza el discurso separatista en Estado Unidos y lo hace más ambiguo.

El president de la Generalitat, ha sido entrevistado en la edición en español de la cadena de televisión CNN para hablar del proceso soberanista y la relación con España. Aprovechando la visita oficial a los EE.UU., el president ha pasado por el plató de la cadena, donde ha admitido que proclamar la independencia en el siglo XXI obliga a hablar “de interdependencia” con España. “Nos queremos reentender con España, no desentendernos”.

“Estamos en un mundo muy conectado. Queremos reconectar mejor con España porque la conexión no funciona, ha empeorado. Las relaciones no están bien. Queremos nuevos instrumentos, y tenemos un instrumento que es el estado independiente”, ha defendido el president.

En este sentido, Puigdemont ha asegurado que el procés “no va contra nadie y tampoco contra España”. “Es un planteamiento que busca el reconocimiento histórico de Catalunya, que es una nación muy antigua y que necesita un Estado que no le vaya en contra”, ha dicho.

Puigdemont también ha comentado que años atrás los catalanes “pensaban que este Estado que salía de la dictadura de Franco era la oportunidad para reconocer la identidad nacional catalana dentro del Estado español”. “Pero hemos fracasado, los dos. No se puede ser español siendo catalán. Para ser español me piden que deje de ser catalán. Si no me pidieran renunciar a mi identidad, no habría problema”, ha reprochado el president.