Se cumplen 25 años del asesinato de un hincha del Espanyol a manos de los ‘Boixos Nois’


El 13 de enero de 1991 un grupo de Boixos Nois apuñalaron a dos jóvenes seguidores del Espanyol en las inmediaciones del antiguo estadio de Sarriá, los seguidores del Espanyol se dirigían tranquilamente hacia su casa tras ver el partido contra el Gijón.

Frederic Rouquier de 20 años murió a causa de la puñalada mortal y José Maria Arbolés, de 16 quedó malherido. Frederic Roquier fue el primer asesinado a causa del fútbol en España.

La policía detuvo a cinco ultras separatistas acusados del homicidio del seguidor del Espanyol. El juez los envió a prisión a los detenidos que aseguraron que “fuimos a darles dos puñaladas” se conocía que dos eran socios del Barça.

El proceso contra los Boixos

Fuera del terreno de juego, en los juzgados, se continuaba recabando información para la instrucción de los sucedido en las inmediaciones de Sarrià aquel 13 de enero y el agredido superviviente identificaba a uno de los detenidos.

“Le he clavado el machete hasta el mango”

Esta contundente frase, pronunciada supuestamente por uno de los detenidos  (Josep Antoni Romero Ors) hacia, entre otras pruebas, ratificar las sospechas contra los boixos que continuaban recluídos en régimen de prisión incondicional.

Testigos como un guardia de seguridad del hotel Melià, lugar cercano a la agresión, afirmaba haber visto la navaja homicida y durante la reconstrucción judicial del apuñalamiento cuatro de los cinco boixos nois admitieron su participación en los hechos.

(David Ventura Aparicio, condenado por asesinato ha sido dirigente de Òmnium Cultural en Osona hasta el 2014)

Juicio y condena

Tres años después del asesinato la Audiencia de Barcelona juzgó a los cinco boixos nois implicados: José Antonio Romero Ors, Jorge Esteve Sánchez, Lluís C. L., Fco. J. Calaf Martínez y David Ventura Aparicio. El fiscal acusó a los hinchas radicales de asesinato. Finalmente fueron condenados por homicidio y lesiones a 76 años de cárcel.

Pero dos años más tarde el Tribunal Supremo calificaba el suceso de asesinato con alevosía y aumentaba la pena de cárcel a 140 años tachando la conducta de los boixos como “primitiva y casi como animal”. Aún así, en 1998 los condenados ya disfrutaban del tercer grado.

Los aficionados del Espanyol aún lo recuerdan

Hoy unos aficionados han ido a rendirle homenaje poniendo unas velas y dejando una ramo de cinco rosas, una por cada quinquenio que ha transcurrido desde lo sucedido.



Categorías:POLÍTICA NACIONALISTA Y NOTÍCIAS

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

DESPERTA

Red sociocultural

A %d blogueros les gusta esto: