Los señores de Vizcaya, (siglos XI- XIV) vasallos medievales de Castilla y odiados por los abertzales


El mundo proetarra, en su visión histórica, que marca la de todo el nacionalismo vasco, reniega de toda la historia medieval de Vascongadas y ello se ve especialmente en relación con los señores de Vizcaya.

Entre  mediados del siglo XI y el año 1369, el Señorío de Vizcaya estuvo gobernada por los  Haro, (excepto los últimos años). Fue una dinastía nobiliaria que puso Vizcaya bajo soberanía de la Corona de Castilla, separándola del reino de Navarra.

Los Haro eran vasallos de los reyes de Castilla y recibieron de ellos amplias posesiones además, en la propia Castilla, sobre todo en lo que hoy son las provincias de Burgos, Palencia y en la Rioja. Por ello los señores de Vizcaya frecuentemente se situaron en la cúspide de la nobleza castellana y algunos de ellos fueron primeros ministros de los reyes de Castilla

Aunque pueda sorprender, los señores de Vizcaya, a partir del siglo XI raramente vivieron en Vizcaya. Su corte nobiliaria estaba  en muchos momentos en Nájera, en la Rioja, donde también está su panteón.

Los Haro eran originalmente los Ezquerra, la familia que ya gobernaba Vizcaya bajo la jurisdicción del reino de Navarra. Pero en 1076 Íñigo López Ezquerra, gobernador de Vizcaya bajo la jurisdicción navarra, se pasó  al servicio del rey  Alfonso VI de León y Castilla, quien le reconoció como señor de Vizcaya, como vasallo suyo.

Los Ezquerra cambiaron su apellido Ezquerra por Haro, ya que está villa riojana era su feudo más importante (Bilbao era una aldea entonces).
Más tarde, Vizcaya volvió brevemente a la órbita navarra, tras ser reconquistada por los reyes navarros, pero a mediados del siglo XII, Vizcaya se pasó definitivamente a Castilla con Lope Díaz I, que se enfrentó con ayuda castellana a los Ladrón  de Guevara, a quienes los reyes navarros habían entregado Vizcaya.

Por ello el mundo “abertzale” considera a los Haro, una dinastía traidora procastellana, que se separó ilegalmente de Navarra, ( y es que el nacionalismo vasco, sobre todo el radical trata de presentar al reino de Navarra medieval como un estado vasco, tergiversando obviamente la auténtica historia de Navarra).

Desde entonces Vizcaya fue un señorío, vasallo de Castilla. Sus señores tuvieron un papel político y militar muy importante al servicio de Castilla. Los señores de Vizcaya fundaron numerosas villas, como Bilbao, en 1300 y otras muchas (por cierto el documento de la fundación de Bilbao está fechado en Valladolid).

Diego López de Haro

 Destacó especialmente Diego López II de Haro que llegó a convertirse en el principal consejero del gran rey castellano Alfonso VIII. Diego López de Haro tuvo una participación muy importante en la batalla de las Navas de Tolosa, contra los moros marroquíes almohades, en Jaén, en 1212. Allí mandó una tercera parte del ejército cristiano. También en las Navas participaron los linajes vizcaínos principales con sus tropas.

Diego López fue premiado por el rey con amplias posesiones en Castilla y con la posesión de Vizcaya garantizada para él y sus descendientes. Su hijo Lope Díaz II, llamado Cabeza Brava, por su coraje militar, tuvo también una participación importante en la Reconquista, en diversas campañas al servicio de otro gran rey, Fernando III.

Destacaron especialmente los vizcaínos en la toma de Baeza, en 1227.
Su descendiente, Lope Díaz III, fue el primer ministro de otro rey, Sancho IV, pero al final fue asesinado por orden del rey, en la localidad riojana de Alfaro, en 1288.

Otro importante señor de Vizcaya fue Lope Díaz V de Haro, que tuvo un gran papel durante el turbulento periodo a principios del siglo XIV, en que Castilla fue salvada del caos de las guerras nobiliarias por la gran reina María de Molina, a quien ayudó Lope Díaz V; quien participó también en la toma de Gibraltar a los moros, en 1309. Lope Díaz V murió en el fallido asedio de Algeciras, en 1310.
Otro señor de Vizcaya consorte, en este caso, el infante Juan de Castilla, murió en el desastre de Pinos Puente, contra los moros, en Granada, en 1319.

Otro señor de Vizcaya , consorte, en este caso, el noble castellano Juan Núñez III de Lara, esposo de María Díaz de Haro, tuvo una gran influencia en el reinado de Alfonso XI. Gran cantidad de vizcaínos (y  de guipuzcoanos y alaveses) participaron en la batalla de El Salado, contra los musulmanes marroquíes de la dinastía Benimerin, en 1340.

Finalmente el Señorío de Vizcaya se fundió definitivamente con la Corona castellana en 1369, cuando el último señor de Vizcaya, Tello de Castilla  lo dejó en herencia al morir a su hermano, el rey Enrique II de Trastamara. Desde entonces los reyes de Castilla y luego de España han ostentado el título de señores de Vizcaya.

Es cierto que algunos señores de Vizcaya, fugazmente se pusieron al servicio de Navarra o en ocasiones lucharon contra los reyes de Castilla, pero nunca en un sentido de sublevación separatista, sino de rebeldía nobiliaria, como tantos otros grandes clanes de la alta aristocracia castellana. Y siempre volvieron a la fidelidad a los reyes castellanos.

Así pues, como la historia medieval del Señorío de Vizcaya, la principal de las Provincias Vascongadas, está marcada por la colaboración con la Corona de Castilla y especialmente durante la Reconquista, en nuestros días el separatismo vasco, reniega de la historia medieval de Vizcaya , así como de Guipúzcoa y Álava, mientras se aferra a una forzada interpretación de que el reino de Navarra medieval era “Euskal Herria”,  intentando borrar el hispanismo siempre presente en la historia de Navarra y a pesar de que hasta nuestros días el nacionalismo vasco siempre ha sido minoritario en Navarra.

Es cierto que el nacionalismo vasco tuvo épocas, sobretodo el nacionalismo vinculado al PNV, antes de la Guerra Civil, en que trató de reivindicar  que los señores de Vizcaya, eran supuestamente casi como soberanos de Vizcaya, diciendo que solo eran vasallos de Castilla en sus territorios de Castilla pero no en Vizcaya, pero hoy no hay casi nadie que defienda esa visión y en algún caso, algún historiador que defendió esa postura ha rectificado públicamente.
Desde luego hoy ningún historiador vasco mínimamente serio defiende que Vizcaya era independiente en la Edad Media y hasta el siglo XIX, como decía Sabino Arana.

Así pues ha predominado en el nacionalismo vasco la enloquecida visión de la historia del mundo proetarra, que considera Navarra, “el corazón de Euskal Herria”. Así por ejemplo, vemos a algunos autores vinculados a ese sector político que en sus medios de comunicación digitales han escrito sobre los señores de Vizcaya cosas como: “Los Haro usurparon Vizcaya contra el derecho internacional”. “Esta familia se naturalizó castellana desde su felonía”. (Se refiere a cuando pasaron al servicio de los reyes castellanoleoneses). “Vizcaya ya formaba parte del reino castellano desde la ocupación militar castellana de Navarra occidental’, (o sea cuando los Haro recobraron Vizcaya con ayuda castellana en 1173).” Estos miembros de la familia Haro ya nunca fueron vascos” y otras expresiones similares.

Además, el nacionalismo vasco retiró del escudo de Vizcaya, los dos lobos que eran el símbolo heráldico de los Haro.

En definitiva, indirectamente reconocen que la historia de las Provincias Vascongadas, empezado por Vizcaya, está íntimamente ligada, desde la alta Edad Media, a  los reyes de Castilla y después, de España.

RAFAEL MARÍA MOLINA



Categorías:HISTÒRIA I RELATS

5 respuestas

  1. Perdonen mi ignorancia en este asunto. ¿Podían decirme si el burgalés Cristóbal de Haro que intervino de forma tan importante en la 1ª Vuelta la mundo, al servicio del rey Carlos I y respaldando a Magallanes es miembro de esa estirpe? Muchas gracias. E .Gómez Pedraja

    Me gusta

  2. La esvástica del PNV

    Me gusta

  3. En verdad Vizcaya apenas ha estado en manos navarras, 50 años a lo sumo (1029-1076) aunque basculó entre ambos reinos durante los reinados de Urraca a Alfonso VIII (1109-1200) que aprovecharon sus señores para aumentar su autonomía; un poco más Alava (1029-1076 parte occidental; 1029-1199 oriental aunque volvió a ser castellana desde 1076 hasta 1127; la Sonsierra fue navarra hasta el siglo XIV) y Guipuzcoa (navarra su mitad oriental hasta 1200, la occidental castellana desde 1076 a 1127 y otra vez desde 1200; antes del sigo XI no se sabe nada).
    Alava y Vizcaya formaron parte del reino astur desde Alfonso II el Casto (791-842), hijo de alavesa; fueron partes constituyentes de la marca castellana desde su origen, parte fundamental del Condado de Castilla y uno de sus centros repobladores en su expansión (el vascuence se habló hasta las puertas de Burgos). Las tres provincias vascongadas siempre estuvieron más vinculadas con Castilla con la que tenían vinculos de sangre, origen, históricos y culturales que con una Navarra ajena y extraña, mucho más cercana a Aragón. De hecho, por el deseo de Navarra de tener salida al mar Guipuzcoa obligó a Enrique IV a declararla como parte inalienable en su totalidad del Reino de Castilla como ley fundamental.

    Me gusta

  4. ¿cuando en la escuela, DE TODA ESPAÑA, se va a educar a nuestros niños y niñas en la historia real de nuestro país,….IKASTOLAS incluidas?…..¿Cuando nos vamos a rebelar para recuperar el control de nuestro país?

    Me gusta

  5. Excelente exposición del relato. Gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

DESPERTA

Red sociocultural

A %d blogueros les gusta esto: