“HABLAMOS ESPAÑOL” PREPARA DENUNCIA PENAL CONTRA QUIENES ACOSAN A EMPLEADAS POR HABLAR EN ESPAÑOL


Las empleadas de una panadería de la Meridiana, en Barcelona, están soportando las reiteradas visitas a su lugar de trabajo de elementos del independentismo, que de forma insistente las vejan y acosan con gestos, insultos e improperios, recriminándolas por su presencia en Cataluña y amenazándolas con denunciarlas por no saber hablar catalán.

Tras hacerse público un vídeo que mostraba las vejaciones a las que eran sometidas, se han producido más episodios de este tipo.

El equipo jurídico de la Asociación Hablamos Español está en contacto con las empleadas y prepara ya una denuncia penal. Se estudia una denuncia por coacciones, acoso, odio y tal vez también amenazas. La entidad pro libertad de elección de lengua, presidida por la profesora Gloria Lago, quiere advertir a todo aquel que tenga intención de hostigar a estas trabajadoras, que cada afrenta contra ellas será un ataque contra todo el equipo y los colaboradores de la asociación y que no escatimaran en medios para asegurarse de que cualquiera que las hostigue pague por ello.

Se trata de unos actos de xenofobia dirigidos desde una posición de dominio sobre unas trabajadoras que se ganan la vida honradamente, por el simple hecho de hablar español. La panadería está situada enfrente del lugar donde los independentistas llevan a cabo los cortes de tráfico. En estos actos participa lo más granado y adoctrinado del separatismo, instigado desde partidos y desde la propia tribuna de oradores del Parlamento de Cataluña.

Ve el VIDEO aquí:



Categorías:ACTIVITATS / ACTIVIDADES, Supremacismo

5 respuestas

  1. El acoso al que los lazis someten a las personas que hablan el castellano tendría que ser castigado con dureza. En Cataluña, el castellano o español es tan válido como el catalán. Y, por fortuna, la mayoría de catalanes hablamos las dos lenguas de manera flúida y no necesitamos de personajes que se dediquen a extorsionar a pobres trabajadores, simplemente porque no hablan en catalán.

    Me gusta

  2. Esta es la normativa acerca de los “derechos lingüísticos” en Cataluña (España):

    “Las personas consumidoras que actúen en el marco de una relación de consumo tienen derecho a expresarse oralmente y por escrito en la lengua oficial que elijan, es decir, tanto en catalán como en español. Los interlocutores podrán responder también en cualquiera de estas dos lenguas.

    Debe ser, como mínimo, en catalán:

    Toda la información comercial: invitaciones de compra (como la carta de un restaurante), documentación contractual, presupuestos, resguardos de depósito, facturas, etc.

    Las señalizaciones y los carteles de información general de carácter fijo (por ejemplo, el cartel exterior visible desde la calle indicativo de la actividad comercial, el cartel del horario comercial, la rotulación interior relativa a las ofertas o servicios en un establecimiento, los rótulos interiores de las secciones de los establecimientos o las tiendas o, incluso, los lineales de las estanterías en las que se exponen los productos para su venta).

    El etiquetado de los productos: informaciones, advertencias de seguridad, precauciones, instrucciones de funcionamiento y todo aquello que se considere obligatorio de acuerdo con la normativa sectorial aplicable a cada caso.

    Las informaciones necesarias para el consumo, el uso y el manejo adecuado de los bienes y servicios, de acuerdo con sus características, con independencia del medio, formato o soporte utilizado, y especialmente los datos obligatorios relacionados directamente con la salvaguarda de la salud y la seguridad.

    Los contratos de adhesión (por ejemplo, contrato de servicios financieros, de seguros, de suministros…).

    Los cheques, pagarés, talonarios y otros documentos ofrecidos por las entidades financieras.

    Las comunicaciones megafónicas de las empresas que ofrecen servicios públicos, tales como suministros.

    Los documentos públicos, tales como la escritura de una propiedad o el testamento, son válidos en cualquiera de las lenguas oficiales en Cataluña. Los documentos privados, tales como un contrato de compraventa entre particulares, en cambio, se pueden redactar en cualquier idioma.

    La vulneración de los derechos lingüísticos de las personas consumidoras establecidos en el Código de Consumo y la normativa de política lingüística puede tener la consideración de infracción administrativa.”

    En resumen:

    Oralmente, estas dos clientas pueden expresarse perfectamente en catalán. Están en su derecho. Claro que sí. Pero la dependienta les puede responder tanto en catalán como en español. Porque las dos clientas conocen perfectamente ambas lenguas.

    Los letreros y los etiquetados deben estar, como mínimo, escritos en catalán. Es decir, en catalán y en español. No únicamente en catalán, como hacen algunos establecimientos que discriminan la lengua española.

    En cuanto a la hoja de reclamaciones, lo cierto es que cualquier cliente tiene derecho a que se la entreguen. Eso es verdad.

    Ahora bien, dicho esto, la reclamación de estas dos señoras no tiene ningún sentido. No prosperaría.

    Acudieron al establecimiento con el ánimo de molestar a la dependienta.

    Esta gente de la secta del “lazo amarillo” es muy peligrosa.

    En estos casos, como ya han dicho aquí, es mejor llamar a la Guardia Civil o a la Policía Nacional. Los Mossos d’Esquadra están totalmente politizados y, probablemente, darían la razón a las dos clientas.

    Me gusta

  3. Desde ECxD, vamos a DENUNCIAR penalmente a TMB por permitir publicidad del pu.to islam en la estación de metro “Diagonal”.

    islamyvida . com

    Islam es violencia. Islam es odiar a los cristianos. No tiene nada de positivo el islam.

    Me gusta

  4. ¡Qué asquerosas que son! Es que, encima, ni siquiera saben hablar correctamente en catalán.

    “La fulla de reclamacions”. Como si fuera “la fulla d’un arbre”. Se dice en masculino, no en femenino: “el full de reclamacions”. Pero, claro, es normal. Son las típicas catalufas que lo dicen todo en femenino.

    “I la tinc que tindre”, en lugar de decir “i la he de tenir”.

    Lo dicho: unas auténticas payasas.

    Se atreven a meterse con dependientas ecuatorianas, peruanas, bolivianas…

    Seguro que no se atreverían con un dependiente negro dominicano, alto, corpulento y musculoso.

    Por cierto, no hay que llamar a los “Mossos”. Mejor a la Guardia Civil.

    ¡Viva la lengua española!

    Le gusta a 1 persona

  5. Recordatorio al PP: ‘Los separatistas apuntalaron la imposición lingüística con Aznar ‘

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

DESPERTA

Red sociocultural

A %d blogueros les gusta esto: