Los campos de concentración del comunismo chino contra las minorías religiosas


En la región de Xinjiang, ubicada al noroeste de China, el régimen de Xi Jinping alberga numerosos campos de concentración donde la minoría musulmana uigur es sometida a trabajos forzosos.

El año pasado salieron a la luz numerosas evidencias de esos campos de concentración y de las torturas que sufren los prisioneros, que se calculan en más de un millón. Como es habitual, el régimen chino primero negó su existencia. Luego, en medio de denuncias incluso de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), las autoridades indicaron que se tratan de “centros de educación vocacional”.

No obstante, un documento secreto del gobierno chino reveló que el gigante asiático persigue a los musulmanes uigures porque teme “una infección religiosa”, y que tengan muchos hijos. Según las 137 páginas filtradas, las detenciones en los llamados “centros de formación profesional”, no se justifican por la comisión de un delito, sino por causas perentorias como representar “una infección religiosa menor”, porque “molestan a otras personas al visitarlas sin motivo”, porque “tienen familiares en el extranjero” o porque son “poco fiables y nacidas en una determinada década”, lo cual alude a los varones jóvenes nacidos desde 1980.

Entre las actividades que se vigilaron se cuentan “rezar”, “asistir a una mezquita”, “llevar barba”, “usar velo”, “tener más hijos que los permitidos”. Los familiares de personas detenidas tienden a ser más vigilados y a su vez detenidos en mayor proporción. Según el documento, las autoridades evalúan si las familias tienen “atmósferas religiosas densas” o no y registran cuántos parientes tiene cada detenido en un centro.

La ONU estima que más de un millón de musulmanes se encuentran recluidos en estos campos de concentraciónLa ONU estima que más de un millón de musulmanes se encuentran recluidos en estos campos de concentración

Las torres de vigilancia, las puertas con doble candado y las cámaras de vigilancia en los campos de detención en China están allí para “prevenir escapes”. En documentos públicos, el régimen asegura que la libertad personal de los reclusos está garantizada. Pero en los informes filtrados queda en claro que los campos están cercados, custodiados por la policía a través de torres de vigilancia y un sistema de cámaras.

Las barreras de seguridad en el "centro de educación vocacional" de Dabancheng, Xinjiang (Reuters)
Las barreras de seguridad en el “centro de educación vocacional” de Dabancheng, Xinjiang (Reuters)

Fuente Infobae.



Categorías:Corrección política

2 respuestas

  1. Hablan de “infección religiosa”. ¿Y la infección comuNAZI?. Posiblemente es más dañina aún, pues quienes gobiernan los países en donde está implantada, no creen en los derechos humanos; solamente miran (Elolos lo niegan) pòr enriquecerse a costa del pueblo. Es lamnetable que, después de tantos años de comprobar cómo un régimen dictatorial como éste, tan anacrónico y fracasado, aún está en diversos países a los que destroza y a cuyos ciudadanos denigra, aún persista.

    Me gusta

  2. “La Cruz Del Valle es cinco veces el Cristo del Corcovado”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

DESPERTA

Red sociocultural

A %d blogueros les gusta esto: