¡Colau entérate!: El Raval entra en fase de colapso


Unknown

Cola para recoger alimentos ante Charitas

Iñaki García (Dueño de la librería El Lokal), una de las personas que mejor conoce las entrañas del Raval, define la situación actual como el derrumbe de un mito. El mito de la Barcelona económicamente todopoderosa que en realidad pendía de un hilo. “Estoy asustado. Es muy profundo todo esto. El confinamiento ha visibilizado de golpe todo lo que había debajo. A las miles de personas que vivían de la economía sumergida y se han quedado sin absolutamente nada. Es impactante ver a las parejas de filipinos en los que ella trabajaba en la limpieza y él en la restauración, corriendo de un lado para otro pidiendo ayuda para comer. Una comunidad siempre tan discreta, que nunca había levantado la voz”.

Pasaron semanas, sobre todo antes del inicio de la desescalada, en las que prácticamente lo único que se veía en las calles del barrio eran las inmensas colas en los comedores sociales, todavía más largas por la distancia social. La reconversión de los comedores en puntos de entrega de comida para llevar por la pandemia puso su realidad a la vista de todos.

En pleno confinamiento de ha reabierto el gimnasio social Sant Pau reconvertido en un punto de aseo para personas sin hogar y de entrega de menús cocinados (en sustitución de los comedores sociales). “El Instituto Municipal de Servicios Sociales nos hizo el encargo de hacer lo que ya llevábamos tiempo haciendo, ofrecer el servicio de duchas. Empezamos con 75 duchas y 75 comidas, pero la situación es tan grave que nos han subido las comidas a 175“, relata Jordi Bordas, presidente de la cooperativa del gimnasio, quien señala que la mitad de las personas que acuden al Sant Pau a buscar comida antes de la crisis del Covid-19 tenía trabajo. “El descenso de la clase media-baja a la clase baja es espectacular”, señala Jordi, quien también trabaja como dinamizador del Eix Comercial del Raval. 

Igualmente, 20 comercios afiliados al Eix Comercial del Raval han comunicado que bajan la persiana definitivamente, lo que suponen unas 50 familias afectadas. Y cuatro socios, personas hasta anteayer propietarias de un pequeño negocio, han pedido si pueden ir al gimnasio a buscar comida. A pesar de las ayudas de Charitas, los comedores sociales, las ayudas parroquiales, y otras asociaciones, el Raval va a colapsar.

Fuente: el Periódico



Categorías:POLÍTICA NACIONALISTA Y NOTÍCIAS

1 respuesta

  1. ¿Y cuántos que estaban en edad de jubilación estaban aguantando como podían y ahora tienen que cerrar?

    Ellos no sólo han dejado de cotizar y d pagar jornales: pasan a recibir una pensión de jubilación y ya no pueden gastar como antes…

    El socialismo, cualquiera que sea sus denominaciones, es falso, parte de premisas falsas y llega a consecuencias falsas una y otra vez.

    Hemos dejado creer en religiones verdaderas para creer a pies juntillas en religiones laicas absolutamente falsas.

    Ideologías fracasadas que sólo se mantienen con vida con la envidia, la codicia y el resentimiento de los fracasados.

    Mientras que el mundo va en una dirección, los resentidos de 1936 se empeñan en atrasarnos. Cómo siempre desde la invasión francesa.

    Vamos a llorar con lágrimas de sangre el haber votado al marxista Felipe González.

    Todavía no hemos sufrido lo peor.

    Pero, ¿a que estamos hechos unos “progresistas” de tomo y lomo?

    ¡No tenemos remedio!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

DESPERTA

Red sociocultural

A %d blogueros les gusta esto: