Trágica efeméride: el terrible bombardeo de Tokio, acallado y que causó 100.000 muertos en un día


Bombardeo_tokio_aerohispanoblog_005
Tokio arrasada, recién terminada la guerra

Todos nos acordamos de Hiroshima y Nagasaki. Dos matanzas sin sentido como lo fue el bombardeo de la ciudad alemana de Dresde, sin ningún sentido militar y estratégico. Sin embargo el mayor ataque aéreo de toda la historia fue el de Tokio. Este terrible acontecimiento siempre ha pasado de puntillas ente los historiadores, por no decir que se intentó borrar de las páginas de los libros.

El 9 de marzo de 1945, hace 75 años, los B-29 sobrevolaron Tokio, una ciudad de 3 millones de personas. Sobre la capital nipona estaba flotando la muerte. En una sola noche murieron 105.000 personas y al menos destruyó 260.00 hogares de la capital japonesa. Quedaron destruidas más de 4.000 hectáreas de edificios (40 kilómetros cuadrados).

En total fueron 334 aparatos que volaron a baja altura,. La operación recibió el nombre de ‘Meetinghouse’ (“Templo de los cuáqueros”). La temperatura de la ciudad subió hasta los 980 grados centígrados. Los bombardeos empezaron a la una de la madrugada. Arrojaron 496.000 bombas incendiarias, de ‘racimo’ sobre la zona este de Tokio: 1.665 toneladas. ¿Cómo eran estos artefactos? Pesaban 2,7 kilos, contenían napalm de combustión interna que se expandía tras el impacto y estaban programados para explotar a una determinada altura. Ello provocó un auténtico infierno.

En Dresde (el 13 de febrero de 1945 murieron 25.0000 personas), en Hiroshima fueron 80.000 personas de modo inmediato y en Nagasaki fueron 74.000). En Tokio fueron algo más de 104.000 muertos en una jornada.

 

2 comentarios

  1. Efectivamente, los muertos (en su inmensa mayoría civiles) en el día fueron más aquí. Los de Hiroshima y Nagasaki fueron más por las secuelas posteriores, formando un goteo durante años. En cualquier caso, es otro de esos crímenes cometidos por “los buenos” (in memoriam, Joaquin) de los que apenas se habla en el extranjero. Luego, en la postguerra, se encargaron de asesinar a la gente que molestaba para sus propósitos “reeducativos”. Mientras, sus soldados violaban a placer a las japonesillas muertas de hambre que encontraban por allí y en compensación les daban una chocolatina o un paquete de tabaco.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s