“Los catalanes que conquistaron California”


monterey-walking-tours
Gaspar de Portolá

El casi siempre apacible rostro de Carlos III se contrajo nada más leer el informe de los espías: Rusia estaba a punto de invadir California, aquellas deshabitadas tierras al norte del Virreinato de Nueva España y que habían sido descubiertas dos siglos y medio antes. El monarca convocó de urgencia al duque de Aranda, a Jovellanos, a Floridablanca y a Campomanes. Acordaron ocupar definitivamente esas tierras y que José de Gálvez fuera el encargado del plan. Gálvez no lo dudó: la fuerza militar la encabezaría el catalán Gaspar de Portolá y Rovira. ¿Sus hombres? La Compañía de Voluntarios de Cataluña, una expedición formada por “naturales de la Corona de Aragón, con preferencia de Cataluña”. Habían sido entrenados para enfrentarse a las belicosas tribus indias. Su sorprendente historia ha sido ahora recuperada en una publicación de la fundación hispanoestadounidense The Hispanic Council titulada Gaspar de Portolá y otros catalanes de la historia de España en Estados Unidos, del historiador Borja Cardelús.

voluntarios-de-cataluc3b1a-17620003

Nada más asentarse en el actual México, Hernán Cortés decidió explorar el inmenso mar que se extendía al oeste y que Fernando de Magallanes había bautizado como océano Pacífico. Así se descubrió la Baja y Alta California. En 1542, el marino Juan Rodríguez Cabrillo avistó, más al norte, la bahía de San Diego. Su sucesor, Bartolomé Ferrelo, llegó hasta Oregón. En 1602, el extremeño Sebastián Vizcaíno partió con una flota de tres naves para llevar a cabo “un registro minucioso y cartográfico del litoral”. Concluyó que la bahía de Monterrey (EE UU) era un lugar “muy favorable” para un emplazamiento militar. Sus mapas fueron guardados en secreto para evitar que cayeran en manos inglesas. A partir de entonces, el interés de España por aquellas tierras decayó

Representación de un soldado de la Compañía de voluntarios catalanes. Su uniforme era azul, con la vuelta amarilla, obra de Augusto Ferrer-Dalmau.
Representación de un soldado de la Compañía de voluntarios catalanes. Su uniforme era azul, con la vuelta amarilla, obra de Augusto Ferrer-Dalmau.

 

La expedición militar —y religiosa— de Carlos III empleará en 1768 los viejos mapas de Vizcaíno para hallar Monterrey y levantar allí un asentamiento permanente desde el que conquistar —y evangelizar— California. El capitán Portolá y sus voluntarios catalanes encabezarán la expedición militar y fray Junípero Serra, la religiosa. Pero tras un año y medio de camino —“los víveres escaseaban de manera ostensible y en condiciones cada vez más penosas”—, la bahía de Monterrey seguía sin aparecer. Llegaron a la conclusión de que Vizcaíno se había equivocado o que la rada había desaparecido. Había que volver a México si no querían morir de hambre. Fray Junípero Serra se negó: “Los indios no podían quedar sin evangelizar”. Portolá y el fraile discutieron acaloradamente. El primero le dio cuatro días más. Una vez pasados regresarían por ser “insostenible el reguero de muertos que dejaba la hambruna”.

Al cuarto día, cuando ya preparaban la vuelta, en el horizonte apareció el San Antonio, cargado de provisiones. Poco después, hallaron Monterrey, “en el lugar exacto y preciso dibujado por el excelente mapa de Sebastián Vizcaíno”. Gaspar de Portolá fue nombrado gobernador de Puebla de los Ángeles (México), luego teniente del rey en Lérida. Murió en 1786 con una hoja de servicios donde se lee: “Desempeñó lo que se le mandó y tuvo valor y conducta”.

La Compañía de Voluntarios de Cataluña fue fundada en Barcelona en 1767 y fue destinada a Nueva España por su valor ante “la belicosidad de algunas tribus indias”. Sus jefes y soldados procedían, según su reglamento, “con preferencia de Cataluña, admitiéndose en su defecto de las demás provincias de España y Europa”. Su comandante Pedro Alberni, de Tortosa (Tarragona), llegó a establecer la soberanía española en Alaska.

El estudio de The Hispanic Council termina señalando que “no pocas veces se ha repetido que la aventura americana estuvo reservada a los súbditos de Castilla, con exclusión expresa de los pertenecientes a la Corona de Aragón. Nada más incierto porque la nómina de los catalanes en el proyecto de América es inmensa”.

Vicente G. Olaya. Fuente Abc

2 comentarios

  1. Gracias una vez más por recordarnos a todos lo q nos une y no como hacen otros machacar os a diario las 24 horas del día con lo q según ellos nos separa.
    Aparte de desagradecidos son tan mala gente q. no nos dejan vivir en paz.
    Ahora dicen q 50 mil van a ir a Waterloo a ver a su amo Puigde mont…
    Y q que sean 50 mil tontainas los q vayan hacer el panoli seguramente pq no tienen vida interesante ni productiva sentimental, social ni profesionalmente ni casi diría q familiarmente y q vuelvo a preguntar???
    Cuantos catalanes somos, q los voten tampoco. Significa nada aunque supuestamente fueran 2 millones… Los q somos catalanes sabemos q ese colectivo de personas no se tragan entre ellos ni tragan a nadie… Solo viven para incordiar… Y meterse con los q queremos vivir tranquilos con todo tipo de gente…
    Nosotros q vivimos con esos individuos tenemos claro q quieren” la lluna amb un cove” por tanto Nunca están contentos. Son Así desde q nacieron… En la familia los queremos. pero los soportamos poco.

    Me gusta

Responder a Zenaida Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s