1917: LA MASONERÍA Y “EL SABOTAJE DE LA PAZ”


51f14c93-4833-4079-aecc-caf8efd24015.jpg

En el verano de 1917, en plena I Guerra Mundial las potencias centrales hicieron una razonable oferta de paz para terminar la Guerra que los gobiernos Aliados rechazaron por causas todavía sin aclarar. Sigue siendo uno de los grandes debates historiográficos sobre la I Guerra Mundial. Numerosos historiadores, sobretodo franceses, como el prestigioso Francois Fejto lo han llamado “el sabotaje de la paz”.

Entre febrero y junio de 1917 el Emperador Carlos de Austria Hungría negoció secretamente con el gobierno francés a través del oficial belga Sixto de Borbón Parma, hermano de su esposa, la emperatriz Zita. Carlos ofrecía una paz separada en la que Austria entregaría a Italia la región del Trentino, evacuaría Servia y reconocería la soberanía francesa en Alsacia Lorena. Al saberlo, el premier británico, Lloyd George exclamó: “es la paz”.

A cambio Austria obtendría algunas compensaciones en zonas de Rumanía. En principio los gobiernos francés y británico acogieron muy favorablemente estas condiciones. Paralelamente y sin relación, en septiembre de 1917 el Estado Mayor alemán ofreció secretamente a Francia (a través de la Cruz Roja Internacional y el embajador español en Bruselas) entregar Alsacia Lorena, (bajo control alemán desde la guerra de 1870) a Francia, evacuar Bélgica, a cambio de territorios en Rusia (en plena revolución)

Pero justo en esa época, en marzo de 1917 subió al poder un nuevo primer ministro en Francia, Alexandre Ribot, republicano y masón, quien de acuerdo con el influyente y futuro primer ministro Georges Clemenceau echó atrás todo el acuerdo. La guerra continuó un año más muriendo otros 700.000 hombres. Ambos sólo admitían la victoria total, que abriría la puerta a una Europa democrática y laicista, al gusto masónico. Poco antes, el Congreso Internacional Masónico de las Naciones Aliadas y Neutrales había expresado su apoyo total al bando Aliado animando a continuar la Guerra hasta conseguir la derrota total de la Monarquía del II Reich alemán y la desmembración y desaparición del católico Imperio de Austria- Hungría. El apoyo masónico al bando Aliado en la Primer Guerra Mundial es una evidencia que hoy en día es ampliamente reconocida. De hecho el presidente de los Estados Unidos, que en ese mismo año entraron en la Guerra, Woodrow Wilson era un masón de alto grado. En Francia durante la IGM al menos 14 ministros y un primer ministro fueron masones.

Resulta extraordinariamente llamativo que mientras estaba en su punto álgido la oferta de paz del Emperador Carlos estaban teniendo lugar las apariciones de Fátima y en una de ellas la Santísima Virgen dijo a los pastorcillos que en esos días la Guerra en Europa iba a terminar de forma inminente. Pero la Guerra continuó un año y medio más. Apenas unos días después Ribot rechazó el acuerdo. La Virgen no se equivoca pero respeta la libertad humana aunque ésta opte por el Mal. ¿Podría ser que en el plan del Cielo la I Guerra Mundial fuera a terminar esos días pero la mala fe de políticos influídos por la masonería  arruinara esos planes, cosa que Dios habría permitido en sus impenetrables designios?  En cualquier caso la coincidencia de fechas es llamativa.

De hecho cuando la historia salió a la luz, en el otoño de 1917 el escándalo fue mayúsculo en Francia y Ribot se vio obligado a dimitir. El famoso escritor Anatole France declaró a finales de 1917: “Qué ocasión desperdiciada. Ribot es un viejo canalla. Un rey de Francia, sí, un rey, habría tenido piedad de esta pobre Francia exangüe, agotada, que ya no puede más”.

Rafael María Molina

3 comentarios

  1. Más ‘curiosidades’, como el escándalo de las fichas en el ejército francés (1904) en la que se restringía los ascensos a los que no fuesen masones:
    https://es.wikipedia.org/wiki/Esc%C3%A1ndalo_del_fichero_mas%C3%B3nico

    Recordar también que el Estado Mayor del ejército de ‘iluminados’ por la luz del baphomet se pasaron la primera Guerra mundial recluidos en castillos, mansiones y otros bienes de interés cultural con menús de gourmet remojados con afamados vinos franceses. Como anécdota señalar que en el envío a las trincheras no discriminaron a los católicos.

    Otrosí digo, Francia realizó pruebas atómicas en el atolón de Muroroa desde 1966 hasta 1974 (41 pruebas nucleares atmosféricas y, hasta 1995, 137 pruebas subterráneas, libertad, igualdad y fraternidad para joder en la Polinesia.

    La excusa francesa a las pruebas nucleares era que no tolerarían otra invasión de su territorio pues ya habían tenido dos (I y II Guerra Mundial).
    El problemilla es que ya tienen una invasión y ¿qué van a hacer? ¿lanzar nukes sobre sus ciudades?

    ‘Nolite errare, Deus non irridetur’ Gálatas 6, 7-9.

    S2

    Me gusta

  2. Una de las razones por las que el Congreso Internacional Masónico de las Naciones Aliadas y Neutrales quería la destrucción de los Imperios Centrales era porque, por una parte caía la monarquía, como había demostrado la 1ª Revolución Masónica Rusa.

    Pero es que esa era también la manera de desmebrar el imperio austriaco, como efectivamente pasó, y crear ex novo varías repúblicas masónicas (como la Checa), donde la masonería reinaría sin ningún tipo de límite (al neutralizar la Iglesia Católica y estar infiltrada en los partídos políticos que iban a gobernar el nuevo país)

    Así, lo importante no era parar una guerra sin sentido que no quería nadie y que tantas muertes y destrucción había ya causado.

    El objetivo era dominar el mundo.

    El resto no tenía importancia.

    Hoy, en España y en Europa, está pasando exactamente lo mismo y por los mismos.

    Me gusta

  3. ¿Cómo que la paz abriría la puerta a una “abriría la puerta a una Europa democrática”?

    “laicista”, -anticatólica y dirigida por sionistas- sí.

    Pero ¿democrática?

    La misma “democracia” había antes y después; porque el sistema electoral era igual.
    Lo que cambiaba era el Jefe del Estado, que en el caso de las monarquías democráticas constitucionales estaba presidido por un rey vitalicio (que representaba y representa a la étnia del país y es un vínculo con la historia de la nación); y en el caso de una República, como Francia, el Jefe del Estado, que represena a las élites del Estado, sea de la raza que sean, es elegido por la Masonería, y votado por el Pueblo, que va de extra de la película.

    Pues, si la diferencia entre una monarquía constitucional y una república presidencialista es tan pequeña, diríamos que circunstancial; ¿por qué la masonería insiste en meternos en una república?

    (en nuestro caso, la 3 Tercera República Bananera, fracasadas las 2 masónicas anteriores)

    Porque tiene un interés especial en dominar a la población nativa a través de la farsa de las elecciones, el paripé de la República y los valores sionistas.

    ¡Bien!; les está funcionando.

    Pero eso no va a significar que se lo vamos a dejar fácil.

    Nuestras armas son la Democracia, la Constitución y la étnia nacional

    Con eso y una fe de hierro en Allah y nuestro destino, podemos vencer a Soros y las Fuerzas del Mal.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s