HISPANIDAD: LA MONARQUÍA HISPÁNICA Y LAS LENGUAS DEL IMPERIO (y 3) – La Emancipación y el idioma español


330px-la_independencia_del_perc3ba

 

HISPANIDAD: LA MONARQUÍA HISPÁNICA Y LAS LENGUAS DEL IMPERIO (2) -LENGUAS NATIVAS OFICIALES

HISPANIDAD: LA MONARQUÍA HISPÁNICA Y LAS LENGUAS DEL IMPERIO (1)

Las Repúblicas Hispanoamericanas y el idioma español

Tras 300 años de soberanía española en América el idioma español tan solo se hablaba en las grandes ciudades y en los lugares cercanos a ellas donde el mestizaje había sido más intenso, pero no había llegado al resto de la inmensa América. Se calcula que justo antes de las independencias hispanoamericanas tan solo lo hablaban 1 de cada 10 americanos pero a partir de esta época sí comenzó a expandirse de forma masiva hasta la actualidad, en la que 9 de cada 10 lo hablan.

¿Y cómo pudo ser esto? las repúblicas recién nacidas requerían la unificación lingüística para un mejor funcionamiento y por ello muchas de ellas apoyaron la castellanización de su población, es decir, se difundió más el idioma español tras las independencias hispanoamericanas que durante todo el período español. Podemos ver algunos ejemplos de tratamiento del español en América como el de Justo Sierra (1848-1912), fundador de la universidad mexicana y reestructurador del sistema educativo nacional dijo:

“La poliglosía de nuestro país es un obstáculo a la propagación de la cultura y a la formación plena de la conciencia de la patria […] y el castellano será la única lengua escolar, llegará a atrofiar y destruir los idiomas locales y así la unificación del habla nacional, vehículo inapreciable de la unificación social, será un hecho”.

O el también mexicano José Vasconcelos (1882-1959) que como Secretario de Educación del estado mexicano organizó una gran campaña de creación de escuelas rurales, llamadas Casas del Pueblo, para “lograr que los indios de todas las edades supieran hablar español y conocieran los rudimentos de civilización necesarios para su participación en la cultura nacional” y por ello, “las lenguas vernáculas debían ser exterminadas y sustituidas por el idioma español”.

En conclusión, la afirmación de que los españoles terminaron con las lenguas nativas e impusieron el español es rotundamente falsa. La expansión del castellano fue lenta y natural,  muy centrada en las ciudades y sus cercanías en donde los mestizos y nativos podían hablar su lengua nativa o local pero también expresarse en español, uno no quita al otro.  Su real expansión como lengua unificadora de Hispanoamérica tuvo lugar tras las independencias y la creación de las distintas repúblicas surgidas que la usaron como elemento unificador y centralizador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s