LA ÉPICA ACTUACIÓN DE LOS VOLUNTARIOS CATALANES EN LA BATALLA DE WAD RAS.1860


DETALLE-DE-LA-BATALLA-DE-WAD-RAS.-FUERZAS-CATALANAS-PORTANDO-LA-BANDERA-ESPAÑOLA.-Autor-Fortuny-Marsal-Mariano.Cronologia-del-cuadro-1862-1863
Detalle de la pintura de Wad Ras. Al fondo a la izquierda el empuje de los catalanes llevando la bandera española

La de Wad Ras (23 de marzo de 1860) fue la batalla más decisiva de la Guerra de África, contra Marruecos. En ella la participación de los Voluntarios Catalanes y de soldados de origen catalán volvió a ser muy relevante. Después de las victorias de Castillejos y Tetuán y la toma de esta ciudad, paradójicamente la situación del Ejército español era cada vez más difícil. El número de bajas por combate o enfermedad era muy elevado y el Sultán de Marruecos que aún disponía del grueso de su ejército y de miles de guerrilleros rifeños, no se rendia. Se corría el riesgo de que la guerra se eternizara en una campaña guerrillera que durara años. De hecho, ante el elevado número de bajas el presidente O´ Donnell tenía previsto repatriar el Ejército después del verano si no se obtenía una victoria decisiva antes. La campaña hubiera terminado en derrota.

Para evitar ese escenario el Mando español planeó una ofensiva en dirección a la ciudad de Tánger. Si esta ciudad era tomada todo el norte de Marruecos quedaria bajo control español. Se suponía (aunque no estaba claro) que entonces el Sultán pediría la paz. El Ejército se puso en marcha  y el 23 de marzo trató de dominar las alturas y pasos del Fondak que conducían hacia Tánger pero tuvo que afrontar la durísima defensa de miles de soldados y guerrilleros marroquíes en el valle de Wad Ras (cauce alto, en árabe).

Sea como fuere, los Voluntarios Catalanes se distinguieron como una de las mejores unidades del Ejército español en esta guerra.

Fue una gran batalla, muy sangrienta. Las tropas españolas estuvieron bajo el mando directo de los generales Ros de Olano ( nacido en Venezuela), Echagüe (natural de San Sebastián) y Prim (natural de Reus). El epicentro de la batalla fue la lucha por el estratégico puente de Bu Ceja. El Batallón de Cazadores de Cataluña y los Cazadores de Madrid lo tomaron pero entonces se produjo un gran contraataque de miles de soldados marroquíes. El Mando español envió entonces a los Voluntarios Catalanes. El periodista francés Charles Yriarte, uno de los que cubrió la campaña, escribió :

“La llegada de los catalanes al lugar del combate fue señalada por una lucha horrible. En la batalla de Tetuán este batallón había adquirido una reputación de bravura que deseaba mantener. Adelantándose al grupo de sus jefes los voluntarios rebasaron la línea de tiradores y se lanzaron a una lucha cuerpo a cuerpo con el enemigo. La lucha fue terrible y los cadáveres se amontonaban. Cuando los catalanes volvieron a las filas españolas habían perdido la mitad de sus fuerzas.”

Pero el sacrificio de los Voluntarios Catalanes sirvió para mantener bajo control el crucial puente. Inmediatamente después el ejército español al mando del general Prim que previamente había liderado a los Voluntarios Catalanes en el puente, atacó para dominar el resto de alturas. Los batallones de Chiclana, León, Navarra y Toledo sufrieron graves bajas pero causaron aún más al enemigo y se apoderaron de sus posiciones. También se distinguió el Batallón de Voluntarios Vascongados, recién llegado a Marruecos unos días antes. En esta batalla el Ejército utilizó, contra los marroquíes, con bastante efectividad, potentes cohetes Congrave (arma de origen británico).

wad.png

Así pues, la batalla acabó siendo una gran victoria española, aunque muy sangrienta. Murieron alrededor de 600 españoles aunque probablemente el número de marroquíes muertos fue casi el triple. Pocos días después el Sultán pidió la paz antes de que los españoles llegaran a Tánger. Tras un proceso de negociación España obtuvo una ampliación de los límites de Ceuta, el territorio de Sidi Ifni, al sur de Marruecos y el control de las aduanas marroquíes, cosa que produjo un cierto beneficio económico a España (concesión que, todo sea dicho, fue muy ruinosa para Marruecos)

Fue una victoria española, aunque limitada. Debido a la presión diplomática de Gran Bretaña, a quien no interesaba una España demasiado fuerte cerca de Gibraltar, España no pudo obtener una expansión territorial considerable en el norte de Marruecos.

Sea como fuere, los Voluntarios Catalanes se distinguieron como una de las mejores unidades del Ejército español en esta guerra.

RAFAEL MARÍA MOLINA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s