“Los tres errores de Valls” por Miquel Jiménez


manuel-valls

Primer error: elegir malas compañías

Cuando pretendes ocupar un lugar en política has de tener claro con que instrumentos pretendes hacerlo. El voto de los que no comulgan con el separatismo está huérfano en buena medida en la Cataluña actual. Finalizada la operación de cargarse a un PP, que se rindió con armas y bagajes al nacional separatismo en aquel hara kiri que supuso el pacto del Majestic, con unos podemitas que, dignos herederos del PSUC, solo saben dar lametazos a la burguesía y un PSC entregado a la neo convergencia, lo único que quedaba para batir era Ciudadanos. Arrimadas prefirió optar por quejarse amargamente en el Parlament, en lugar de desarrollar una estrategia más acorde con la del partido que había ganado las elecciones. Una lástima.

En ese contexto nace la candidatura de Valls, apoyada por la formación naranja. A pesar de que insista en ofrecer a socialistas y populares sumarse a ella, a poco que se conozca la política catalana se puede adivinar qué tal cosa es imposible. Al candidato solo le apoyarán los de Rivera y aún gracias. Cree Valls que esto es Francia y ahí radica su primer error, pretender sumar formaciones que no comparten la misma visión acerca de la carta magna, pues no son lo mismo populares que socialistas. Valls debería dirigirse al votante naranja, efectivamente, pero también a todos los que, sin haber votado a Rivera o a Arrimadas, tienen ganas de que esta pesadilla termine.

¿Podrá hacerlo con su actual equipo? Imposible, puesto que provienen de la vieja guardia maragallista. Aquella política pasó, las campañas de Barcelona, posa’t guapa. Los barceloneses no quieren ponerse guapos. Quieren orden, ley, seriedad, normalidad, respeto. Las veleidades de Pasqual están fuera de lugar. Se ha degradado tanto la ciudad que, para los electores, lo que cuenta es la firmeza, no el guiño simpático. De ahí que, o cambia radicalmente de equipo, o la hostia será antológica.

Segundo error: demonizar a Vox

Cada vez que Valls habla del partido de Abascal, equiparándolo al de Le Pen, comete otra equivocación garrafal. Y pierde votos. De entrada, a muchos de sus posibles electores lo de VOX no les parece mal. Es más, si el PP ganó en Badalona, arrebatándosela a la izquierda caviar, fue porque GarcíaAlbiol supo leer a los votantes de su ciudad, ofreciéndoles una receta sensata: que se cumpla la ley y que sea igual para todos.

Valls insiste en el pacto entre grandes partidos, pero vuelve a equivocarse, porque ni los socialistas están por defender una constitución que solo quieren cambiar para dar satisfacción a separatistas y podemitas. No es de recibo, pues, hablar del partido verde como una banda de maleantes, cuando en el País Vasco una dirigente del PSOE comparte mesa y mantel con el etarra Otegui. Si VOX obtuviese representación en el consistorio, Valls tendría que tragarse sus palabras, porque antes se pondría de acuerdo con el los de ese partido que con Iceta. ¡Nefasta influencia de sus asesores!, que defendían el pacto del Tinell como cordón sanitario para frenar a los populares. Una pésima estrategia.

Tercer error: no saber a quién se dirige

Valls está haciendo una campaña a medio gas, errática, lejana a aquel hombre que escuchamos en el acto de Societat Civil, el mismo que puso el paño al púlpito a un grupito de empresarios y periodistas paniaguados en una cena privada, afeándoles su cobardía. El Valls que, junto con Borrell o Corbacho, podían representar la izquierda no nacionalista. Aparece en las entrevistas cansado, con un castellano manifiestamente mejorable, como un burguesito más. Pero no le bastan los votos del Eixample, tendrá que ir a Nou Barris, a Sant Martí, a los viveros socialistas que, hartos de bailoteos icetianos, se fueron a sus casas muriéndose de vergüenza ajena.

Debería aprender, insistimos, de Albiol, que gana en todos los barrios de su ciudad a excepción de uno, el del centro, el de los pijos progres de toda la vida. Arremangarse y pasarse el día en la calle hablando con todo Dios con una libreta, apuntando. Nada de atriles, nada de teóricos de la vaguedad, nada de viejas glorias que solo pretenden volver a un tiempo caduco. Valls, ha de dar la vuelta a su equipo como a un calcetín, trabajarse la lista, demostrar que va en serio y que lo suyo no es una campaña de las que orquestaba el ayuntamiento socialista. En definitiva, o Valls ofrece realidad, es decir, verdad, o no ganará. Sería una lástima, porque la capital catalana precisa un gobierno municipal que se ocupe de los problemas que tiene. ¿Será capaz de hacerlo? Onverra.

Miquel Giménez

Fuente: Vozpopuli

2 comments

  1. Miquel estoy completamente de acuerdo con Vd.

    Valls era la esperanza para la mayoría de catalanes/españoles que queremos entre otras cosas, hacer una buena depuración en el Ayuntamiento de Barcelona, pero esa esperanza se ha disipado, viendo los bandazos que va dando Valls de un lado a otro.

    Ese interés desmesurado por meterse con VOX, sin darse cuenta les ha hecho la campaña, más que la suya propia.

    ¿Os imagináis que entrara VOX en el Ayuntamiento de Barcelona?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s