MEMORIA HISTÓRICA: Lluís Companys y su corrupta relación con el escándalo Bloch


s-l1600.jpg
Lazare Bloch

En noviembre de 1931, Companys se vio salpicado por el escándalo Bloch, un polémico asunto relacionado con los contactos que el financiero francés M. Bloch (condenado por estafa) había tenido con varios parlamentarios de ERC durante una visita a Madrid.

El asunto tuvo mucha repercusión en los medios políticos y periodísticos de toda España pidiéndose dimisiones y responsabilidades políticas. Ante ello, Companys presentó a Macià su dimisión como líder tanto del grupo de ERC como de la minoría catalana. La dimisión no fue aceptada ni por la ejecutiva del partido ni por Macià.

Veamos este caso de corruptela acallado por el nacionalismo. Por Cataluña recaló en noviembre de 1931 un extraño personaje al poco de establecerse la República. Era un francés. de origen judío, llamado Lazare Bloch. Misteriosamente consiguió con asombrosa rapidez codearse con la nueva élite política republicana catalana.

Lo primero que hizo fue entrevistarse con el entonces alcalde de Barcelona, Aiguader, así como con Casimir Giralt, un político radical que ocupaba la Consejería de Finanzas de la recién estrenada Generalitat. También se entrevistó con el diputado catalanista Lluhí, que tuvo un importante papel en no pocos gobiernos de la República. Misteriosamente, Francesc Maciá e negó a recibirlo, igual porque ya sospechaba de él.

Copia de Companys i Macià 1931Bloch, sin ningún rubor, ofreció a la Generalitat de Cataluña reservas de oro para la eventual creación de un banco emisor catalán tras la aprobación del futuro Estatuto (que llegaría en 1932). Lluhí le informó de que no habría más Banco de central que el de España (aunque lo cierto es que la Generalitat sí manejó la posibilidad de crear un banco emisor, aunque la desechó).

Un segundo proyecto de Bloch fue conceder un supercrédito al Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat. Pero en ese momento los dirigentes de la Generalitat no tenían demasiado claro los recursos con los que podrían disponer con el futuro Estatuto. Maciá, por naturaleza, llevó acabo una política de austeridad para la Generalitat. Por ello Bloch se quedó sin proyecto inversor.

A partir de aquí entra en escena Companys. Bloch decidió invertir su misterioso capital, que había ofrecido a la Generalitat, en Bolsa. Decidió comprar valores industriales españoles, especulando con una devaluación de la peseta. Para ello tenía que conseguir que alguien tuviera capacidad de influir en el gobierno español para que devaluara la peseta en el momento preciso.  

Y, oh extraña coincidencia, el 10 de noviembre de 1931, Casimir Giralt hace unas declaraciones en la prensa de Madrid en las que se refiere a la debilidad de la moneda y la conveniencia de que sea devaluada. El 15, el diario barcelonés La Publicitat, órgano del partido nacionalista Acció Catalana, publicó la noticia de que Lazare Bloch y altos representantes políticos catalanes estaban conspirando para conseguir una devaluación de la peseta.

Como extraña coincidencia, La Humanitat, publicación de la Esquerra dirigida por Lluis Companys, publica un artículo que es en el fondo una carta de Bloch traducida al catalán, en la que se aboga por la inmediata devaluación de la peseta. Por su parte Giralt reconoció que Bloch le había entregado varios artículos, en los que se inspiró en sus argumentos.

Lo de Companys tenía más culpa. Reconoció que había conocido a Bloch en un café de Barcelona. Días después, un amigo común le habría dado una nota en catalán sobre política económica con el ruego de que la publicase. Companys intentó justificar su campaña a favor de la devaluación de la peseta argumentando que no sabía mucho de economía.

También  -ante el mayúsculo escándalo- Companys se defendió con el increíble argumento que la carta de Bloch estaba en la mesa de su despacho, y no sabía cómo había ido a parar a la imprenta. La Publicitat atizó a Comapnys, pues la carta estaba en francés, y alguien tendría que haberla traducido conscientemente al catalán para ser publicada.

El mismo 15 de octubre que estalló el escándalo, Bloch fue expulsado de España. El asunto no se investigó pues Cataluña inmersa en el debate del Estatuto de Autonomía. Y así Companys, apoyado por Maciá, salió indemne de este escándalo.

bloch2

 

One comment

  1. Casualmente estrategias financieras parecidas a las de nuestro conocídisimo G. Soros , salvo que la República lo expulsó y aquí es recibido por ZPII en la Moncloa ( qué dádivas le ofrecería )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s