DESPIADADA LUCHA POLÍTICA EN LA CATALUÑA DE PRINCIPIOS DEL XX


Figura-2-Grupo-antiguo-de-lerrouxistas-en-una-jira-republicana-celebrada-en
Lerrouxistas

 

Hay indisciplinas que salvan a la Patria.” Así comenzó a hablar Alejandro Lerroux, cosechando grandes aplausos, en la sede de la Unión Republicana en referencia a los militares que habían asaltado las oficinas de dos periódicos catalanistas en 1905. Cuando el líder de su partido el expresidente Nicolás Salmerón quiso, por el contrario, condenar el acto fue abucheado en la sede de su partido en Barcelona. La ruptura del partido estaba servida. “Para nosotros España es todo y antes que todo”.”Los que amamos a España queremos a España una”. ”Los catalanistas me quieren enterrar igual que a España pero para mí sería el mayor honor morir por la unidad de España”.”Si no fuera por nosotros no se podría hablar en castellano en Barcelona y nadie llevaría la bandera de España.”. Son algunas frases de Lerroux, el dirigente político que con más fuerza representó el españolismo a principios del siglo XX en Cataluña.

En los años siguientes mientras los catalanistas destrozaban banderas españolas, los lerrouxistas responderían llenando banderas catalanas de excrementos u organizando burlas contra la “senyera” rindiendo homenaje a una bandera de 24 barras.

En 2018 no es exagerado decir que el nacionalismo catalán lleva más de un siglo envenenando la convivencia en Cataluña con su proyecto etnicista. Ya a principios del siglo XX la lucha política en Cataluña llegó a ser muy intensa y de una gran dureza entre catalanistas y españolistas o unionistas cuyo eco llega hasta hoy mismo en 2018. Desde que el catalanismo hizo su debut político en 1901, la división de la sociedad catalana fue un hecho y la pugna entre ambos bandos marcaría la vida en Cataluña durante 20 años hasta que a principios de la década de los 20 la eclosión del conflicto social-terrorista anarcosindicalista modificaría algunos de esos parámetros.

La expresión más abierta de esa lucha política durante los primeros años del XX fue la rivalidad por no decir guerra política entre por un lado los catalanistas conservadores de la Lliga Regionalista liderada al principio por Enric Prat de la Riba y después por Francisco Cambó y por el otro, la izquierda españolista del Partido Republicano Radical dirigido por Alejandro Lerroux, aunque como veremos la ironía final fue que a partir de 1920 estos dos partidos aún manteniendo una cierta rivalidad, llegaron a ser casi aliados.

Desde que el catalanismo se convirtió en una fuerza importante a partir de 1901 emergió la intensidad del proyecto etnicista catalanista y empezaron a hacerse habituales cosas que en la Cataluña del XIX habían sido todavía muy raras, casi impensables. Expresiones de odio abierto a España y de desprecio cuando no racismo hacia el resto de los españoles sobretodo los originarios del Sur, exigencias de independencia, ataques a símbolos españoles, insultos al Ejército… En las campañas de las elecciones generales y provinciales de 1907 y 1908 la intensidad de la lucha entre catalanistas y españolistas fue tal que ya entonces se habló de “irlandización” de Cataluña para referirse a su división en 2 bandos irreconciliables. Se vieron banderas españolas destrozadas, inscripciones y gritos como “Mori Espanya” y la prensa satírica catalanista ( ya entonces el catalanismo ponía un especial énfasis en mezclar humor con odio) estigmatizaba a los obreros originarios del resto de España llamándolos vagos, muertos de hambre o delincuentes.

Los dirigentes de la Lliga aunque eran burgueses y empresarios ricos muchos de ellos y no deseaban la independencia pues eran conscientes de que las industrias catalanas necesitaban el mercado español, dejaban a hacer a sus bases, llenas de independentistas, para presionar más al Gobierno central. Contra el catalanismo se alzó Alejandro Lerroux y su nuevo partido, el Partido Republicano Radical. Este partido, fundado en 1908 procedía de una escisión de la Unión Republicana el principal partido de la izquierda en España entonces pero cuya cúpula en Cataluña estaba formada por catalanistas de clase media cuando no alta ( lo mismo que el PSC en nuestra época). Contra esta cúpula de catalanistas de izquierda entre los que ya estaban personajes como Companys o Layret se alzó Lerroux en representación de los obreros con origen en el resto de España y muchos también catalanes que no querían estar sometidos a unos dirigentes catalanistas y ricos. Lerroux, un personaje dotado de un considerable carisma arrastró tras de sí a la mayor parte de los obreros de Barcelona que formaron la base de su nuevo Partido Republicano Radical.

El partido de Lerroux era una extraña pero durante algunos años eficaz mezcla entre españolismo, radicalismo de izquierda, anticlericalismo y republicanismo. Su radicalismo social hizo que incluso a veces algunos de sus seguidores llegaran a asesinar a algunos militantes carlistas o a participar en las quemas de iglesias de 1909 .Como han señalado algunos de los historiadores que han escrito sobre él como Alvarez Junco o el nacionalista Joan B Culla, Lerroux fue un político muy hábil que incorporó todos esos planteamientos para ampliar al máximo su público y de igual manera más tarde moderaría drásticamente su mensaje de radicalismo social para convertirse en una figura política de ámbito nacional cosa que acabaría consiguiendo. Así, durante unos años Lerroux logró la proeza de obtener el apoyo al mismo tiempo de los obreros, de los militares y funcionarios del Estado en Barcelona , de numerosos pequeños comerciantes e incluso de un sector de la alta burguesía.

En las elecciones de 1907 y 1908 los lerrouxistas marcharon en numerosas ocasiones con banderas españolas por Barcelona y algunos de sus seguidores se enfrentaron a los catalanistas en una multitud de incidentes. Lerroux fue derrotado en Cataluña en las elecciones generales de 1907 donde la coalición catalanista ”Solidaridad Catalana” obtuvo una gran victoria pero no se rindió y en los meses siguientes se dedicó a organizar al máximo su partido en Barcelona, creando una multitud de Centros y organizaciones afines. Un año y medio más tarde el partido de Lerroux obtuvo su revancha derrotando a la Solidaridad Catalana en las nuevas elecciones generales parciales de diciembre de 1908. El Partido Radical obtendría además la alcaldía de Barcelona en las elecciones municipales de 1910 que conservaría hasta 1914. Algunos observadores de la época dijeron que la Lliga y el Partido Radical se habían convertido de hecho en los nuevos partidos turnantes de Cataluña sustituyendo a los viejos Partido conservador y Liberal.

La ironía final fue que el conflicto social en Barcelona a partir de 1919, en una época en que la mayoría de los obreros habían pasado a apoyar a la anarquista CNT y el surgimiento de un nuevo radicalismo catalanista de izquierdas hicieron que la Lliga y el Partido Radical, llegaran a entenderse. El conflicto social hizo que la Lliga moderara mucho su catalanismo y pasara a defender que Cataluña se implicara en el gobierno de España e incluso un gobierno militar en España. Esto hizo que en 1922 se produjera una grave escisión en la Lliga, pues su sector más nacionalista y sus juventudes formaron “Acció Catalana” un partido independentista que acusaba a los dirigentes de la Lliga empezando por Cambó de haberse vuelto españolistas. Era una especie de precedente de ERC. El líder más visible de Acció Catalana era el escritor separatista Antoni Rovira i Virgili. Cambó les contestó avisando (con notable capacidad profética) que lo peor que podría hacer Cataluña sería una declaración de independencia puesto que los separatistas carecían de la fuerza para convertirla en realidad más allá de las palabras.

Todo esto acabó teniendo una consecuencia que hubiera parecido impensable unos años antes. Lo explica el historiador nacionalista Joan B. Culla en su obra “El republicanisme lerrouxista a Catalunya. (1901-1923)”. En las elecciones generales de abril de 1923 la Lliga y el Partido Radical se pusieron de acuerdo para hacer un pucherazo y evitar que Acció Catalana lograra representación en el Congreso de los Diputados. Cambó estaba decidido a impedir que Rovira i Virgili saliera elegido diputado en Madrid. En el distrito VII de Barcelona delegados de ambos partidos introdujeron 2.000 votos falsos a favor de la Lliga y el Partido Radical, lo que impidió a Acció Catalana obtener un escaño. De nada sirvieron las protestas de los simpatizantes independentistas ante la sede de la Lliga. Pero esto se acabó volviendo en contra de la Lliga. En las elecciones a la Diputación Provincial de Barcelona de junio de 1923 ( las últimas antes del golpe del general Primo de Rivera), La Lliga sufrió una humillante derrota a manos del Partido Radical y de Acció Catalana que obtuvieron 3 diputados cada uno, por solo 2 de la Lliga. Ante esta humillación, Cambó anunció su retirada de la política.

Así pues vemos que la división social en Cataluña entre catalanistas y españolistas a causa del nacionalismo así como las disputas entre los mismos catalanistas de izquierdas y derechas, vienen de muy lejos.

RAFAEL MARÍA MOLINA. HISTORIADOR.

6 comments

  1. alguna recomendación bibliográfica para estudiar este periodo de Cataluña desde el inicio del siglo XX hasta la guerra civil?? estaría muy interesado en este dato, gracias

    1. Los libros de Javier Barraycoa sobre historia de Cataluña, la ” Otra historia de Cataluña” de Marcelo Capdeferro, los libros sobre Lerroux de los autores citados en el articulo, la biografia clásica de Cambó de Jesus Pabón , la historia del nacionalismo catalán de García Venero, entre otras son bastante informativas

      1. Rafael.
        Desde el punto de vista catalanista. Estan registrados estos hechos y cómo?.
        Es para comparar ambos puntos de vista.
        Ya he leído algo de prat de la riba, que es infumable pues repite la palabra “nació” hasta el infinito, pero que recomiendas aparte de lo que indicas.

        1. Gracias. Desde el punto de vista catalanista, Culla es nacionalista pero relativamente ponderado y su obra sobre el republicanismo lerrouxista es interesante porque da muchos datos. También está la obra sobre la Lliga de Molas que es también interesante por los datos que da y las propias memorias de Cambo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s