“Cataluña Carlista (y II)” por Juan Manuel de Prada


juan-manuel-de-prada--644x362.jpg

Veíamos en un artículo anterior que los catalanes fueron, entre todos los pueblos hispánicos, quienes más denodadamente lucharon por el mantenimiento de la tradición, desde la Guerra de Sucesión hasta las Guerras Carlistas, frente a los nacionalismos liberales nutridos de soflamas románticas. Sólo mentes arrasadas por el napalm sistémico pueden afirmar sin rubor que el separatismo es hijo del carlismo.

El nacionalismo prendió en Cataluña en ámbitos urbanos, antes que en los rurales. Nada más natural, puesto que el liberalismo es ideología que beneficia a los ricos, que mientras fomentan entre los pobres la anarquía moral pueden dedicarse a la única libertad que de verdad les interesa, que es la libertad para concentrar y amontonar dinero. Fue la burguesía catalana la que, ‘al abrirse’ a la ‘modernidad’ europea, introdujo en Cataluña los postulados nacionalistas liberales que habían  leído en gentes como el mencionado Renan. Vicens i Vives lo expresa sin ambages en Industriales y políticos del siglo XIX: «El catalanismo incorporaba Cataluña a Europa de una manera total e irrenunciable… El reencuentro con Europa después de cuatro siglos de ausencia, he aquí el significado profundo del movimiento catalanista». ¿Se puede decir de forma más rotunda y sintética? Mientras Cataluña se mantuvo apegada a la tradición, permaneció impermeable a las tesis nacionalistas que triunfaban en Europa. Y para lograr que la Cataluña popular comprase la mercancía averiada, la burguesía liberal hubo de hacer una operación de ocultamiento de la tradición catalana.

Para enterrar la tradición catalana, el nacionalismo liberal adoptó al principio un lenguaje regionalista que a simple vista se podía confundir con el lenguaje tradicional de los carlistas; y así se consiguió que muchas familias carlistas se fuesen contaminando de ideas liberales

Antonio Rovira i Virgili así lo reconoce en su Historia dels moviments nacionalistes. En este libro, Rovira i Virgili se esfuerza por desvincular la causa nacionalista de los acontecimientos de 1714 (de los que abomina, porque sabe que fueron protagonizados por catalanes dispuestos a «derramar gloriosamente su sangre y vida por su Rey, por su honor, por la patria y por la libertad de toda España»), que inscribe en la línea histórica que verdaderamente les corresponde: «Esta es una línea –afirma— que pasa por el movimiento catalán de la guerra contra Francia, después por la guerra de la Independencia y va a parar a las guerras carlistas. En realidad, los herederos de 1640 y de 1714 son los carlistas de la montaña catalana». Precisamente por ello (porque veía una continuidad histórica entre los patriotas dispuestos a derramar su sangre por España de 1714 y los carlistas de la montaña catalana), Rovira i Virgili sostenía –nos lo cuenta Josep Pla en Prosperitat i rauxa de Catalunya– que «las guerras carlistas tenían que ser borradas de la memoria de la gente catalana, cual si nunca hubieran existido». Y es que los ideales carlistas y los ideales nacionalistas son por completo incompatibles. Por eso el nacionalismo, ansioso de subirse al carro de la modernidad europea, enterró la tradición catalana, de la que renegaba y se avergonzaba. Y se nutrió de una munición de conceptos –voluntad, soberanía, autodeterminación, etcétera– típicamente liberales, que a cualquier carlista repugnan.

nos lo cuenta Josep Pla en Prosperitat i rauxa de Catalunya– que «las guerras carlistas tenían que ser borradas de la memoria de la gente catalana, cual si nunca hubieran existido»

Para enterrar la tradición catalana, el nacionalismo liberal adoptó al principio un lenguaje regionalista que a simple vista se podía confundir con el lenguaje tradicional de los carlistas; y así se consiguió que muchas familias carlistas se fuesen contaminando de ideas liberales, envueltas en el celofán del conservadurismo clericaloide. Y cuando esa contaminación fue completa, el catalán se volvió furibundamente independentista, como no podía ser de otro modo; porque los pueblos tradicionales, cuando son infectados por ideologías modernas sustitutorias de su fe, se revuelven furiosos. Dostoievski nos enseña –refiriéndose al pueblo ruso, pero vale lo mismo para el pueblo catalán– que cuando los pueblos tradicionales son contaminados de ideas ajenas a su tradición no reaccionan como vacas pastueñas, al estilo de los pueblos sumisos e inanes que se uncieron al yugo luterano, sino que se metamorfosean en algo muy distinto que, sin embargo, conserva pervertido su ardor originario: la religiosa Rusia, infectada de liberalismo, reaccionó volviéndose bolchevique; la Cataluña hija de los almogávares y los carlistas de la montaña reaccionó volviéndose independentista. Y el catalizador de esta metamorfosis fue, en ambos casos, el mismo. El independentismo no es hijo (ni siquiera bastardo) del carlismo, sino hijo legítimo y predilectísimo del liberalismo.

A ver si dejamos de una puñetera vez de repetir como loritos las mamarrachadas que interesan a los causantes de nuestros males. Que, para mayor escarnio, ahora españolean y sacan pecho, erigiéndose en remedio de los males que causaron.

Juan Manuel de Prada

Fuente: xlmsemanal

4 comments

  1. Por cierto, Forges y otros: el Tradicionalismo Carlista Vasco y ETA, NO tienen nada que ver.
    Si alguien es Patriota Español son los Tradicionalistas Carlistas Vascos.
    Gora España.
    Viva Euskaiherria.
    No a la Partitocracia.

  2. Entonces ¿Por qué en la zona liberal el separatismo es minoritario y en la zona carlista abrumadoramente mayoritario? ¿Por qué los descendientes de los carlistas se suman en masa a una ideología tan contraria y al carlismo y los de los liberales resisten a una ideología tan “similar” al liberalismo español? ¿Acaso los tabarneses son más inteligentes que los tractorianos y los separatistas tiene razón cuando hablan de diferencias étnicas o simplemente hay una relación directa entre un pasado carlista y una mayoría separatista (e incluso anticristiana)?

    1. Debería leerse el artículo, porque Prada responde a su pregunta: “porque los pueblos tradicionales, cuando son infectados por ideologías modernas sustitutorias de su fe, se revuelven furiosos. Dostoievski nos enseña –refiriéndose al pueblo ruso, pero vale lo mismo para el pueblo catalán– que cuando los pueblos tradicionales son contaminados de ideas ajenas a su tradición no reaccionan como vacas pastueñas, al estilo de los pueblos sumisos e inanes que se uncieron al yugo luterano, sino que se metamorfosean en algo muy distinto que, sin embargo, conserva pervertido su ardor originario: la religiosa Rusia, infectada de liberalismo, reaccionó volviéndose bolchevique; la Cataluña hija de los almogávares y los carlistas de la montaña reaccionó volviéndose independentista. Y el catalizador de esta metamorfosis fue, en ambos casos, el mismo”.
      Quien provoca las reacciones químicas no es la sustancia base, sino el catalizador. ¡A ver si ahora conceptos como soberanía, autodeterminación y todas esas bazofias son conceptos carlistas, hombre!

  3. Juan Manuel de Prada se considera católico, a pesar del clero independentia catalán .Tiene facilidad de palabra y escribe con cierta chulería como también lo hace el que va presumiendo de ser de izquierdas, Javier Cercas, que se presenta como de izquierdas,sin venir a cuento,como si los izquierdistas nacieran con una flor en el ano.
    Parece que dijo el Papa Pío IX, que el liberalismo es un pecado gravísimo y esto lo piensa Juan de Prada.Yo no me puedo creer esto.
    Dice este escritor que es inferior al ilustre Quevedo y que no cuenta lo que escribió desde 1640 hasta que murió de los catalanes separatistas.
    Dice Juan Manuel de Prada que el liberalismo sólo beneficia a los ricos y yo digo que esa “regla” tiene excepciones y eso de la anarquía moral de los pobres,no se produce en todos los pobres y en los pobres en los que se da la anarquía moral, se da entre los pobres votantes del partido que lidera el demoniaco Pablo Iglesias y el zote de Pedro Sánchez, de separatistas y además ralea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s